Con los viajes y las despedidas como ejes centrales, esta décimo tercera edición del Pórtico de Zamora llevará, en coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), a la Iglesia de San Cipriano cinco citas musicales además de una charla en el Museo Etnográfico de la ciudad

Zamora – 26 FEB 2015 – Redacción

Todos los programas recogen, desde una u otra perspectiva, la relación y desarrollo de la separación y la reunión a través de la música, manteniendo las dos bases esenciales del festival: una atractiva programación y un original planteamiento, premisas que lo han convertido a lo largo de estos años en una cita ineludible para los aficionados. D

esde esta perspectiva, el viernes 20 de marzo el conjunto Los Músicos de su Alteza, dirigidos por Luis Antonio González, y con las sopranos Olalla Alemán y Mª Eugenia Boix interpretarán las últimas palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz, una auténtica despedida de su dimensión humana, en la versión compuesta por el maestro García Fajer (conocido como “El Españoleto”) que continuó con la larga tradición de poner música a cada una de esas palabras, bajo la influencia del propio Haydn.

Trío Wanderer

Trío Wanderer

 

Un día después, tres conciertos conformarán el cuerpo central del festival: a las 12 de la mañana, el adiós del hombre al hombre ya alejado de la divinidad, representado por el concierto del Trío Wanderer y la interpretación del monumental Trío en la menor “A la memoria de un gran artista” de Chaikovski en homenaje a su amigo y también músico Nicolai Rubinstein, cuyas variaciones parecen pasar por diferentes estados de ánimo, desde el tema elegíaco con el que se abre hasta los tempos de vals, la mazurca o el allegro moderato de una gran fuga.

Para ilustrar la separación, voluntaria u obligada del hombre y su desconexión y retirada del mundo que le rodea, el festival propone dos conciertos muy diferentes la tarde y noche del mismo sábado 21 de marzo: por un lado, el viajero errante que se despide para emprender un dramático viaje en el famoso ciclo Winterreise de Schubert, protagonizado por el tenor Mark Padmore, con James Baillieu al piano y una charla introductoria a este ciclo legendario a las 18h en el Museo Etnográfico, moderada por el musicólogo y crítico musical Pablo L. Rodríguez junto a Padmore. Por otro, y tomando a la mística como ejemplo, a las 22.30h, la escucha siempre sosegada de la Música Callada de Federico Mompou, inspirada en los versos de San Juan de la Cruz, que nos sitúa en el quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús que se celebra este año. Su interpretación, en las manos de Javier Perianes en el marco nocturno de la iglesia de San Cipriano, será una oportunidad única para encontrarnos con el ideal estético del compositor: “una música que sea la voz del silencio”.

El círculo se cerrará este año el domingo 22 con el recital de Lina Tur Bonet y Nicolau de Figueiredo, quienes presentan una selección de las sonatas para violín y clave de Johann Sebastian Bach y algunas de las más representativas Sonatas del Rosario de Biber, entre ellas, la “Crucifixión”.

Además de la coproducción del CNDM, esta edición cuenta con el apoyo de la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Zamora, la Fundación Iberdrola, el Obispado de Zamora y el diario La Opinión. Con un precio general para todas las localidades de entre 15€ y 25€, a partir del 9 de marzo se podrá adquirir un abono para todo el ciclo por 75€ a través del servicio de televenta 980 536 588.