La Diputación de León ha entregado los Premios de Novela Corta y del Libro Leonés de Año que convoca la institución provincial y a través de los que se busca incentivar a los autores y promocionar la literatura dentro y fuera de la provincia de León

León – 8 FEB 2017 – Redacción

Libro leonés del Año

El objetivo de la institución provincial pasa por fomentar la creación literaria dentro del ámbito de la provincia, premiando las obras que, por su calidad y su contenido, supongan una notable aportación a la bibliografía leonesa. Los premiados de este año han sido:

Libro de creación: destinado a las obras de creación puramente literaria, ya sea narrativa o poética. En esta categoría ha resultado premiada la obra titulada Nanas del abuelo y otros poemas, de Eleuterio Prado, con ilustraciones de Luis Alberto Ramos, editado por Rimpego. El jurado ha decidió por mayoría que se trata de un libro dirigido al público infantil, pero que puede resultar atractivo para los adultos por su temática, ya que habla de la infancia y la vejez al mismo tiempo. Además, trata también el tema de la Navidad y recoge fielmente la tradición leonesa, con elementos muy cercanos al mundo rural y a nuestros antepasados, de forma muy esclarecedora para los niños.

Foto de familia con los ganadores

Foto de familia con los ganadores

Libro de investigación/monografía local: para premiar las obras en que prime la labor de investigación y la aportación científica o humanística a un determinado tema; así como aquellas obras cuya temática se centre en el estudio de una localidad o demarcación de ámbito territorial, incluyendo en su metodología los distintos aspectos históricos, económicos, sociales, etc., con extensión temporal hasta lograr una visión de conjunto.

La obra ganadora lleva por título Juan Alvarado y Albo. Epistolario. Villablino 1888-1914, de Víctor del Reguero, que ha sido editada por la Asociación Club Xeitu. El jurado, por unanimidad, ha acordado otorgarle el premio a este epistolario, ya que se preocupa de contextualizar las cartas y otros documentos y permite seguir perfectamente el hilo de la narración propuesta por el autor. Además, se ha valorado la incorporación de fotografías, que ilustran la época a la que se refiere la obra y que hacen más ágil la lectura del libro.

Obra divulgativa: premia las obras que, con independencia del tema que trate, tenga un afán divulgador en su planteamiento y exposición. Ha sido premiada la obra titulada León, tras las sebes de un ayer, de Gregorio Fernández Castañón, editada la Asociación Cultural “La armonía de las letras”.

Se trata, según el jurado, de una obra personalizada, un libro- objeto, que cuenta con una edición muy cuidada que se sale del modelo convencional y que esconde sorpresas para el lector, recogiendo fielmente la pátina y la identidad leonesa. Se ha valorado también la aportación de la fotografía a la contextualización de la obra, incluyendo lugares que ya no existen y la acertada elección de los encartes.

El premio está dotado con 1.000 euros para los autores y 1.000 para los editores, para los que no se trata de un premio en metálico, sino que la Diputación se encarga de comprar ejemplares hasta esa cantidad.

XX Premio Bienal de Poesía

Por lo que se refiere al Premio Bienal de Poesía, el premio en su XX edición ha recaído en el poemario titulado A salvo, del que es autor Manuel Moya. El jurado ha valorado positivamente la presencia de una naturaleza interiorizada que al autor le sirve como identificación con sus sentimientos y para poetizar una plenitud amorosa y vital, con un ritmo fluido y musical, intenso y emocionado. Este original se publicará en la prestigiosa colección de poesía “Provincia” que edita la Diputación de León.

Entre los ganadores de estas últimas ediciones, todos ellos de distintas provincias españolas, están Reinaldo Jiménez con Habitarás la Casa, Antonio Porpetta, con Los sigilos violados; Ildefonso Rodríguez, con La triste estación de las vendimias; Luis Miguel Ranabal, Cáncer de invierno; Jesús Losada, con La noche del funambulista; Silvia Zayas, con Somos estacionarios; Javier Pérez Walias, con Largueza del instante; o Miguel Sánchez Robles, con Eternidad de los momentos, todos ellos han cosechado premios y cuentan con una extensa producción literaria. Los jurados que han valorado los poemarios en las distintas ediciones han estado integrados por poetas, críticos y editores literarios españoles, entres los que se encuentran Antonio Colinas, Juan Carlos Mestre, Eugenio de Nora, Ángel Fierro, José Enrique Martínez, Armando López Castro, José Luis Puerto, Héctor Escobar, Máximo Cayón Diéguez, Adolfo Alonso Ares, Víctor M. Díez, Pilar Blanco o Carmen Busmayor entre otros muchos.

Con este mismo fin, para impulsar y potenciar la creación literaria en el género narrativo en este caso, la institución provincial, a través del Instituto Leonés de Cultura, creó en 2002 el Premio de Novela Corta “Tierras de León”, cuya convocatoria se realiza en los años impares, alternándose con la citada Bienal de Poesía.

En las ediciones anteriores las novelas ganadoras fueron Duarte, de Andrés Pérez Domínguez; Piel todavía muy blanca, de Alberto Rodríguez Torices; El contador de vientos, de Ángel Fierro; y El crimen de Ampurio Pinto, de José Antonio Ramírez Lozano, todas ellas se publicaron en la Colección Flor del Viento, del sello editorial del Instituto Leonés de Cultura, creada especialmente para este fin.

Libro Leonés 2015

Además, el presidente de la Diputación ha adelantado quehace una semana se reunió el jurado del Premio Libro Leonés del Año 2015 y otorgó, pendiente de ser ratificado por el Consejo Rector del ILC, los premios:

Modalidad Libro de Creación a “Este Cuento de ha acabado. Poesía reunida (2014-1977)” de Luis Miguel Rabanal y editado por Renacimiento.

Modalidad Libro Investigación Local a “Las gafas del belga” de Víctor del Reguero, editado por el Club Xeitu.

Modalidad Obra Divulgativa a “El Órbigo. De su nacimiento y desembocadura”, de Isabel Rodríguez Ramos y José Antonio Martínez Reñones. Editado por Ediciones el Forastero.