Alojarse en un hotel temático del vino; degustar menús maridados en los restaurantes de la zona; participar en un taller de cata; apostar por las diversas actividades de ocio o la visita a monumentos y parques naturales son algunas de las propuestas para realizar durante estos días festivos

Burgos – Redacción – 1 ABR 2015

La llegada de la Semana Santa es la excusa perfecta para escaparse y desconectar de la rutina del día a día. La Ruta del Vino Ribera del Duero ofrece una amplia variedad de actividades relacionadas con el arte y la cultura, la gastronomía, el enoturismo y la naturaleza. Se trata de disfrutar de unos días de descanso compartiendo experiencias inolvidables con la familia y los amigos.

Alojamientos con encanto

Los hoteles, las posadas reales o las casas rurales son algunas de las opciones para alojarse en la Ruta del Vino Ribera del Duero. Propuestas como las del Hotel AF Pesquera, con su experiencia enogastronómica, que permitirá al visitante conocer la Bodega Condado de Haza y Alejandro Fernández Tinto Pesquera, para terminar degustando un menú castellano maridado con los vinos del grupo bodeguero, así como descansar en el hotel boutique de la familia.

Enoturismo en Ribera del Duero

Enoturismo en Ribera del Duero

El viajero también podrá relajarse en el Hotel Enológico El Lagar de Isilla, tras visitar la bodega ubicada en la propia finca, el Monasterio de Santa María de la Vid y disfrutar de una cena de tapitas en este alojamiento temático del vino.

Otra opción interesante es la que propone Bodegas Arzuaga Navarro, con su paseo por la finca La Planta, los viñedos y visitando la bodega para degustar varios de los vinos. En el Hotel Villa de Aranda, proponen participar en su Aula de Cata de la mano de Bodegas Félix Callejo, para conocer los entresijos de la elaboración del vino “de la copa a la cepa”, pues al día siguiente se visitará la bodega en Sotillo de la Ribera.

Desde el Vino-Spa Lavida Hotel Rural se ofrece un interesante programa compuesto de 4 noches de alojamiento con desayuno mediterráneo, con disfrute de un circuito hidrolúdico en su vino-spa, además de visitar una bodega y el Museo Provincial del Vino, ubicado en el Castillo de Peñafiel.

En el Grupo Matarromera, ponen a disposición una oferta especial para estos festivos que incluye alojamiento en su Hotel Rural Emina, degustar un menú castellano maridado con los vinos de la bodega,  perderse entre las naves de barricas en Emina y Matarromera, visitar el Centro de Interpretación Emina y, para terminar, pasear por el claustro del Monasterio de Santa Mª de Valbuena, entre otras actividades complementarias.

Restaurantes que deleitan el paladar

Durante estos días de Semana Santa, además del tradicional Lechazo Asado en horno de leña, es habitual encontrarse menús con los productos de temporada ligados a esta celebración, como el bacalao ‘Estilo Taberna’, muy típico de Roa de Duero, los potajes de vigilia y, cómo no, las dulces torrijas.

En el Wine Bar de Bodegas Portia, proponen el Despertar de la Viña, compuesto por la visita a la bodega, con degustación de vinos y un menú maridado especial. Con el programa Gourmet, el viajero podrá disfrutar de su vino crianza acompañado de Jamón D.O. Guijuelo.

La propuesta del Restaurante de Bodegas Cepa 21, se compone de un menú especial de Semana Santa que une la tradición con la cocina de vanguardia, con la opción de visitar la bodega. Además, durante estos días señalados, aquellos clientes que envíen el hashtag #riberateconC21_restaurante recibirán un detalle de vino en el Wine Bar.

Bodegas al alcance de todos

Las bodegas permiten a los turistas conocer de primera mano el mundo del vino, a través de un abanico de actividades enoturísticas que abarcan desde visitas dinámicas o lúdicas, cursos de iniciación a la cata, paseo entre viñedos, entre otras. Por ejemplo, en Bodegas Áster y Bodega Ascensión Repiso ofrecen visitas gratuitas durante los días de Semana Santa, acompañadas de productos de la tierra en la primera y queso Flor de Esgueva en la segunda.

Otras bodegas como Ismael Arroyo – Valsotillo, abren sus puertas todos los días de Semana Santa a excepción del Viernes Santo.

En Bodegas Emilio Moro amplían los horarios de la tienda de la bodega y, además, proponen un taller de cata de barricas durante todo el mes de abril, para aprender más sobre la crianza del vino durante su proceso de elaboración.

Si el visitante se acerca a Bodegas Comenge, podrá realizar visitas todos los días y disfrutar de la degustación especial de dos vinos de reserva, acompañados de deliciosas torrijas. Además, se le obsequiará con una invitación a una copa de vino joven en la tienda que la bodega tiene en Peñafiel.

Otras propuestas atractivas 

El Parque del Románico en San Esteban de Gormaz, la Ruta de los Castillos, el Parque Natural Hoces del Río Riaza, las bodegas subterráneas de Aranda de Duero o el Museo de los Aromas en Santa Cruz de la Salceda, son algunas de las propuestas más atractivas para disfrutar en familia o con amigos. No hay que olvidar que durante la Semana Santa, en la Ribera del Duero se respira solemnidad y tradición, con procesiones tan emblemáticas como la Ceremonia del Descendimiento en Aranda de Duero, la Procesión del Silencio con el Canto de los Sayones en la Villa de Roa, los actos de la Cofradía de la Veracruz en San Esteban de Gormaz y la Bajada del Ángel, que se celebra tanto en Aranda de Duero como en Peñafiel – donde está declarada de Interés Turístico Nacional – y que se celebra el Domingo de Resurrección.

+info www.rutadelvinoriberadelduero.es