Las ciudades españolas disponen de diversos espacios naturales próximos que unen conservación y ocio

Madrid – 9 DIC 2016 – Alex Fernández Muerza (consumer.es)

Varias comunidades autónomas han aprobado diferentes denominaciones de espacios naturales cercanos a las ciudades. En ellos se combina la protección de sus valores ecológicos con la posibilidad de disfrutar de ellos y mantener sus usos tradicionales. Pasear, hacer deporte, realizar actividades de educación ambiental o descansar mientras se respeta el entorno está así al alcance de los urbanitas. Este artículo señala, en orden alfabético, diversos espacios naturales próximos a las ciudades con figuras de protección de varias comunidades autónomas.

Estos espacios poseen diversos valores naturales o paisajísticos y constituyen lugares de recreo, descanso o esparcimiento al aire libre. Según el Gobierno de Navarra, se combinan con la conservación de la naturaleza y la educación ambiental.

En concreto se pueden encontrar dos Áreas Naturales Recreativas: el bosque de Orgi y los embalses de Leurtza. El primero se halla en el Concejo de Lizaso y posee unos de los pocos bosques de robledales húmedos que quedan con sus características. Los segundos se ubican en los términos municipales de Urrotz y Beintza-Labaien. La zona incluye praderas y hayedos.

Xunqueira de Alba

Xunqueira de Alba

Espacios Naturales de Interés Local (Galicia)

La Xunta de Galicia ha declarado varios Espacios Naturales de Interés Local (ENIL) de forma definitiva, así como otros de forma provisional, para establecer un modelo de gestión que haga compatible su conservación con los usos tradicionales y públicos.

Los ENIL definitivos son tres: Xunqueira de Alba, el mayor espacio verde de Pontevedra, con 67 hectáreas (ha). En este parque se pueden encontrar más de 160 especies vegetales, 130 especies de aves, más de 40 especies de mariposas y 13 especies de mamíferos como las nutrias, algunos de los cuales están en riesgo de extinción. Loio-Ruxidoira, ubicado en el concello de Paradela (Lugo), posee un bosque de ribera extenso en el que se hallan amplias áreas de castaños, abedules, etc., así como árboles singulares de gran valor. Puzo do Lago, situado en el Concello de Maside (Ourense), dispone de diversas especies vegetales autóctonas, como la carballeira atlántica, así como una laguna artificial.

Parajes Naturales Municipales (Comunidad Valenciana)

Los Parajes Naturales Municipales (PNM) son una de las siete categorías de espacios protegidos de la Generalitat Valenciana. Pueden ser zonas comprendidas en uno o más municipios con especiales valores de interés local, en los que solo se admiten usos y actividades compatibles con los recursos y valores naturales, y en los que se excluye una utilización urbanística.

La Comunidad Valenciana dispone de 65 parajes protegidos, 32 de los cuales pertenecen a la provincia de Valencia, 20 a la de Castellón y 15 a la de Alicante. La página web de la Generalitat ofrece información detallada sobre cada uno de los PNM.

Dehesa Boyal de Montehermoso

Dehesa Boyal de Montehermoso

Parques Periurbanos (Andalucía)

Los Parques Periurbanos son espacios naturales situados en las proximidades de un núcleo urbano, hayan sido o no creados por el hombre, con usos recreativos. Los municipios son los responsables de declararlos y gestionarlos, si bien requieren un informe favorable de la Junta de Andalucía.

Todas las provincias andaluzas disponen al menos de un parque periurbano, si bien destaca Córdoba con cinco, seguida de Málaga, Sevilla y Cádiz, con tres cada una. La página web de la Junta de Andalucía ofrece información detallada sobre cada uno de los parques periurbanos.

Parques Periurbanos de conservación y ocio (Extremadura)

La Ley de Conservación de la Naturaleza y Espacios Naturales de Extremadura designa a los Parques Periurbanos de conservación y ocio como espacios relativamente próximos a los núcleos de población que aúnan la conservación de la naturaleza con las actividades socio-recreativas. Declaradas por las entidades locales, deben estar dotadas de las infraestructuras necesarias para su uso por la población sin poner en peligro su mantenimiento.

En la actualidad de pueden encontrar seis, como recoge la página web del Gobierno de Extremadura: la Dehesa Camadilla de Almaraz, la Dehesa Boyal de Montehermoso, la Finca La Sierra, la Dehesa de Moheda Alta, La Pisá del Caballo y la Charca de Brozas y Ejido.