El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto para asegurar que la comercialización de la madera y sus productos derivados es legal. La norma establece las disposiciones necesarias para aplicar en España los reglamentos FLEGT y EUTR de la Unión Europea, que pretenden eliminar la tala ilegal de los bosques

Madrid – 10 DIC 2015 – Redacción

El Real Decreto determina como autoridad competente a ambos Reglamentos al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, aunque los controles económicos que comercialicen en Europa madera o sus productos, serán realizados por las autoridades competentes que designen las Comunidades Autónomas en un plazo máximo de seis meses.

En concreto, el reglamento FLEGT, para el cumplimiento de la legislación, la gobernanza forestal y el comercio de productos forestales, se basa en la aplicación de acuerdos bilaterales con los países exportadores, para garantizar que toda la madera y productos que se exporten a la Unión Europea provenga de la gestión forestal sostenible, acreditada por licencia FLEG de exportación.

Bosque de Hormas en Valdeburón / Foto de elvalledesabero.blogspot.com.es/

El reglamento EUTR, prohíbe genéricamente la importación de madera y productos de madera no procedentes de gestión forestal sostenible y obliga a las personas que comercialicen en la UE productos en bruto por primera vez, a obtener información sobre la procedencia de esta materia prima, así como realizar un análisis de riesgo de que esa madera no proceda de talas ilegales.

Ese reglamento se basa en la prohibición de comercializar en la UE madera obtenida ilegalmente, el segundo en exigir a los agentes que comercializan la madera la realización de un seguimiento a través del sistema que dé garantías sobre el origen sostenible de la madera, y el tercero en mantener un registro actualizado de proveedores y clientes.

En esta línea, actualmente la Unión Europea ha suscrito convenios bilaterales con países exportadores de madera y sus derivados como Camerún, Indonesia, Ghana, República Centroafricana, Liberia y República del Congo. Su objetivo principal es que la madera obtenida de forma no sostenible y sus productos objeto de exportación a la Unión Europea, sea de origen legal y, por consiguiente, los productos se exporten bajo licencia FLEGT.

Estos acuerdos ayudan además a fortalecer el sector forestal del país y al desarrollo de las comunidades locales asociadas.