El proyecto FARO Remourban, liderado por el Centro Tecnológico Cartif, cuenta con la participación de un amplio consorcio internacional de 22 socios.

Valladolid – 19 FEB 2015 – dicyt

El proyecto FARO Remourban, liderado por el Centro Tecnológico Cartif, cuenta con la participación de un amplio consorcio internacional de 22 socios. En España, el Ayuntamiento de Valladolid y las empresas Acciona, Iberdrola, Xeridia, GMV y Veolia, serán las encargadas de implementar las actuaciones en el barrio vallisoletano de Grupo Empresa Fasa-Renault, en Delicias, con varias actuaciones de mejora de la eficiencia energética, y en el resto de la ciudad, relacionadas estas últimas con la movilidad eléctrica. La iniciativa se encuentra enmarcada en las actuaciones de la Asociación Smart City Valladolid y Palencia.

Las actuaciones previstas en el barrio Grupo Empresa Fasa-Renault comenzarán en 2015 y se prolongarán hasta 2020. En esta zona, se acometerá la rehabilitación energética de 398 viviendas con más de 1.100 residentes. Estas acciones, dotadas con un presupuesto de cuatro millones de euros, se centrarán en rehabilitar los edificios, mejorando su envolvente, y dotarles de sistemas de aprovechamiento de energías renovables.

Concretamente, está previsto mejorar los sistemas energéticos del distrito mediante la intervención en el sistema de calefacción centralizado con objeto de reemplazar el combustible empleado por biomasa, además de la integración de un sistema de captación solar fotovoltaica en fachada. Ambos sistemas de energía renovable dotarán de electricidad, calefacción y agua caliente sanitaria a las viviendas, consiguiendo un ahorro de energía de al menos un 40 por ciento y una reducción en las emisiones de CO2 en torno al 85 por ciento.

Farola carga coche electrico

Vehículos sostenibles

Para el resto de Valladolid está previsto el despliegue de una flota de vehículos sostenibles con varias acciones que beneficiarán a unos 6.000 ciudadanos. En este caso, 2’8 millones de euros se dedicarán a movilidad y 200.000 euros a la integración de Tecnologías de la Información y la Comunicación en las infraestructuras urbanas.

Así, está prevista la introducción de al menos 50 nuevos vehículos eléctricos y la mejora completa de la infraestructura de recarga de la ciudad. La primera gran acción se centrará en introducir autobuses urbanos sostenibles con aseguramiento de zona de emisión cero en un tramo de la línea. Estos vehículos se unirán a la flota de Auvasa y se integrarán en la línea 7, donde se evaluará el impacto y la comparativa con diferentes tecnologías que también dan servicio, según la información del Consistorio recogida por DiCYT.

Para la introducción de los nuevos vehículos eléctricos en la ciudad, el proyecto apuesta en un papel destacado por el taxi, con la incorporación de al menos 20 nuevos taxis eléctricos. La integración en el proyecto será a través de una línea de ayudas dirigidas al sector para la participación en el proyecto, incluyendo la adquisición del vehículo y su infraestructura de carga vinculada. También se emitirán, en esta misma línea, ayudas a la adquisición de vehículos eléctricos en empresas que realicen repartos en la ciudad, lo que permitirá contar con al menos cinco vehículos eléctricos, así como ayudas a la adquisición de vehículos para uso particular y otras inciativas, donde se espera alcanzar por lo menos 20 nuevos vehículos.

Red de recarga

En cuanto a la red de recarga, se están seleccionando los nuevos puntos de forma que se dé cobertura de recarga segura a todos los nuevos vehículos. Destaca la introducción de un nuevo punto de carga rápida, que se ubicará en Centrolid, y se añadirán otros en la ciudad de uso exclusivo para taxis y mejoras en la ampliación de potencias de carga. Asimismo, se contemplan ayudas para la incorporación de más de 20 puntos de recarga privados a la red de recarga pública, como estrategia de marketing vinculada a hoteles, centros comerciales, restaurantes, etc.

Paralelamente a estas actuaciones, se trabajará con Smarkia, una plataforma que permitirá monitorizar y analizar datos heterogéneos de generación y consumo de cualquier tipo de energía tanto de edificios y viviendas como de vehículos eléctricos, con el objetivo de reducir el consumo energético y la emisión de CO2. Un pilar fundamental del proyecto será la participación ciudadana, que se potenciará con el desarrollo de una potente estrategia de información a través de una plataforma de recogida de información a escala de la ciudad.