El Ayuntamiento de Nava del Rey concluye en la localidad madrileña de Moralzarzal la labor promocional de “La Bajada y Subida de Ntra. Sra. de la Concepción: Virgen de los Pegotes”, que durante los últimos meses se ha realizado en varias poblaciones de la Sierra de Madrid

 Nava del Rey (Valladolid) – Redacción – 14 NOV 2013

La fiesta de la ‘Bajada y Subida de Ntra. Sra. de la Concepción’, conocida popularmente como ‘Virgen de los Pegotes’ es una de las celebraciones más singulares otoñales de Castilla y León, no en vano está declarada de Interés Turístico Regional en 2008, estando el Ayuntamiento de Nava del Rey en pleno proceso para conseguir la catalogación nacional.

Con este propósito, el consistorio ha organizado en colaboración con diferentes poblaciones madrileñas una exposición fotográfica colectiva con la que dar a conocer su fiesta más allá del ámbito regional.

La muestra está compuesta por 40 fotografías de 16 autores profesionales, aficionados y periodistas: Julio Álvarez, Ignacio Cantalapiedra, Chema Concellón, Laura Crawford, José Carlos Duque, Javier García, Enrique García, Pedro Grifol, Agustín Hernández, Fran Jiménez, Dolores de Lara, Raquel Martín, Leandro Martínez, Eric Rodríguez, José Manuel Rodríguez y Ricardo Sánchez.

Durante el mes de octubre y noviembre, la muestra ha podido verse en las localidades de Collado Villalba, Las Rozas, Navacerrada y, desde ayer -martes- 12 de noviembre, en el Centro Cultural de Moralzarzal.

 

Virgen de los Pegotes de Nava del Rey, Valladolid

Virgen de los Pegotes de Nava del Rey, Valladolid

La inauguración en Moralzarzal se celebraró el citado 12 de noviembre, a las 13 h. y contó con la presencia del Alcalde de Moralzarzal, D. José María Moreno Martín; la Concejala de Cultura, Dª Begoña Segovia Domínguez; y el Alcalde de Nava del Rey, D. Guzmán Gómez Alonso.

De igual forma, del 28 de noviembre al 8 de diciembre, la muestra finalizará su periplo expositivo en el Patio del Ayuntamiento de Nava del Rey, coincidiendo con la celebración de la fiesta.

Las fotografías están realizadas durante la celebración de la Bajada y Subida de Ntra. Sra. de la Concepción: Virgen de los Pegotes, que se celebra en las noches del 30 de noviembre y 8 de diciembre en Nava del Rey, donde la Inmaculada Concepción -Patrona de localidad- desciende (30 nov.) en un carruaje tirado por mulas desde la ermita del Pico Zarcero hasta el municipio, estando el recorrido iluminado por hogueras de pino y antorchas conocidas como ‘pegotes’. Tras la celebración de un novenario en la Parroquia de los Santos Juanes, la Virgen regresará (8 dic.) con idéntico ritual hasta su ermita.

INFORMACIÓN SOBRE LA FIESTA

Las primeras referencias a Ntra. Sra. de la Concepción nos trasladan a mediados del siglo XVI, fecha en la que se construye la homónima ermita en el Pico Zarcero y donde poco después se asentará el convento de San Agustín. Posteriormente, tras abandonar la ermita los agustinos, el templo retomará el culto público a la Virgen bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Cuesta o del Pico Zarcero, aumentando su devoción durante el siglo XVII con numerosas rogativas para encomendar las cosechas a la voluntad mariana; devoción que culmina en el año 1745 cuando el Ayuntamiento le vota por Patrona y acuerda celebrar perpetuamente un novenario en su honor del 30 de noviembre al 8 de diciembre, descendiendo a la imagen hasta la parroquia en solemne procesión.

La leyenda cuenta que momentos antes de esta primera celebración se declaró una tormenta que obligó a retrasar la procesión e iluminar artificialmente el trayecto con hogueras y antorchas o pegotes, de donde surge el apelativo de Virgen de los Pegotes. El resultado fue tan vistoso que el fuego perdurará en las calles de Nava del Rey a lo largo de los siglos, de ayer a hoy.

Inicialmente, la Virgen descendía en andas o carruajes cedidos por los vecinos, hasta que en 1893 se fabricó ex profeso el actual coche de caballos -costeado por la familia Pino Rodríguez- que es tirado por mulas, animal habitual en los quehaceres agrícolas de Nava del Rey. El ganado es sabiamente conducido por un grupo de muleros que retan a la gélida noche con ponche y vino añejo -ofrecido por los vecinos-.

Además, es habitual que fumen puros -obsequio del Ayuntamiento desde el siglo XIX- y que luzcan un pañuelo en la cabeza para protegerse de las flamantes morceñas. Dentro del coche, igual que en centurias pasadas, la Patrona es escoltada por el párroco, el alcalde y un descendiente del donante.

‘La Bajada’ se celebra en la noche del 30 de noviembre cuando la Virgen recorre el trayecto desde la ermita del Pico Zarcero hasta la Parroquia de los Santos Juanes, alentada por incesantes vítores o vivas:

¡Viva la Pura y sin Mancha!
¡Viva la Estrella de la mañana!
¡Viva la Rosa de Jericó!

‘La Subida’ tiene lugar el día 8 de diciembre al finalizar el novenario, cuando la Hermandad Hijas de María engalana a la Virgen con mantos y joyas para comenzar la procesión de regreso hacia la ermita.

Durante el recorrido, la comitiva efectúa diferentes pausas para que los fieles dediquen sus mejores piropos a la Patrona. En la calle Manuel Salvador Carmona el fuego se acompasa al ritmo de la campana conventual de las Terciarias Franciscanas; mientras, los vecinos se agrupan en hogueras para contrarrestar el frío. A la salida del casco urbano la comitiva se detendrá nuevamente para que el párroco dirija una breve alocución antes de cantar la Salve.

A partir de aquí, el discurrir procesional se aligera hacia la Pico Zarcero por la pedregosa cañada de Valdego, disparándose el fervor con la llegada a la ermita, donde el eco de los vivas es más sonoro.

Después, la imagen es colocada en el altar mayor para que los fieles entonen su himno, compuesto en 1959.

Antiguamente, existía la costumbre de aprovechar las brasas de las hogueras para asar castañas, de donde nace la advocación de Virgen de las Castañas. Rememorando esta práctica, tanto La Bajada como La Subida finalizan en la Casa de Cultura de la localidad con una degustación de productos típicos y castañas asadas, ambientada con música y bailes tradicionales.

El 29 de julio de 2008 la ‘Bajada y Subida de Ntra. Sra. de la Concepción: Virgen de los Pegotes’ fue declarada de interés turístico regional por la Junta de Castilla y León, esperando el Ayuntamiento que la fiesta sea reconocida de Interés Turístico Nacional.

Paralelamente el gremio hostelero de la localidad organiza jornadas gastronómicas, donde el vino y las castañas -productos típicos de la fiesta- son los protagonistas.