“Las Artes del Nuevo Mundo” ejemplificadas en 120 piezas procedentes de ocho países conforman la exposición junto a una escultura de un Cristóbal Colón

Zamora – 22 ABR 2015 – Redacción

Esa talla en madera policromada de Colón es una de las piezas más antiguas de la muestra, al datar de principios del siglo XVI y tratarse probablemente de una de las pocas esculturas que se hicieron de Colón antes de su muerte en 1506, según ha señalado uno de los comisarios de la exposición, Carlos Piñel.

La muestra inaugurada en el Museo Etnográfico de Castilla y León permite apreciar el sincretismo y el mestizaje entre el arte precolombino y el del “viejo mundo” a través de obras pictóricas y escultóricas, piezas de orfebrería y artes decorativas, marfiles o muebles antiguos.

Caudillo inca

La exposición “Las artes del Nuevo Mundo”, que puede contemplarse hasta el mes de septiembre en Zamora, es fruto de cuatro años de trabajo y las aportaciones realizadas de forma altruista por coleccionistas particulares.

Las piezas proceden en su mayoría de Méjico (63 obras), Perú (24), Colombia (13) y Filipinas (13).

También hay obras testimoniales del arte colonial de Puerto Rico, Bolivia, Ecuador o Venezuela junto a algunas realizadas en la España del Siglo de Oro.

Si la importancia de una exposición se midiera por su valor económico, el hecho de que algunas de las obras estén aseguradas por un importe superior a los 150.000 euros ya avalaría el nivel de la muestra pero por encima de ello está la calidad de las piezas y el valor testimonial de una “época enormemente fecunda” del imperio español en el que nunca se ponía el sol.

Entre las colecciones de la exposición sobresalen una de cuadros de caudillos incas dispuestos por orden cronológico que concluye con Francisco de Pizarro y otra de cerámica mejicana de Tonalá con grandes jarrones representativos de la artesanía jalisciense.

Del mobiliario traído de las Indias no faltan cómodas, sillas, baúles o un “Biombo de los proverbios” que ya se expuso en el Banco Nacional de Colombia y que intercala composiciones pictóricas a modo de retablo con pensamientos sobre la amistad o la riqueza.

Entre los marfiles de arte hispano-filipino se incluye una serie de crucificados mientras que en el apartado de platería hay relucientes bandejas y candelabros.

De Cuzco proceden tanto un tapiz del siglo XVII que corona la entrada a la sala de exposiciones temporales del Museo Etnográfico como una pintura de un Ángel que data del siglo XVIII y puede verse en la planta inferior de las dos que ocupa la muestra.

En un lugar discreto de la muestra se ha dispuesto una escultura de Cristóbal Colón. Se trata de una talla en madera de 94 centímetros que representa a un Cristóbal Colón que sostiene el astrolabio en una mano y los mapas del Nuevo Mundo en la otra mientras bajo sus pies se muestra el escudo del reino.