Bajo el título “Desde su óptica. El mundo como él lo vio“, recoge una colección de fotografías en las que se aprecia tanto su personal caligrafía artística como su percepción del mundo. Retratos de sus últimos trabajos en la India y Perú, que se muestran al público por primera vez

León – 6 JUN 2017 – Camino Sayago (Tam Tam Press)

“Cada imagen captada por su cámara era un reflejo de su personalidad, de su manera de ver y de sentir la vida; una línea en su mapa vital” señala Marta Urribarri, directora del portal ‘El Cajón del Arte’, sobre la obra del fotógrafo independiente José Granizo (1969-2014), fallecido hace tres años con tan solo cuarenta y cinco años de edad. Ahora  llega a la Fundación Vela Zanetti, tras pasar por la Casa de Leónen Madrid en octubre del pasado año. Y para esta ocasión se han recuperado una serie de retratos realizados en la última etapa de su vida, en la India y Perú, que se muestran al público por primera vez y acompañan a las imágenes presentadas en Madrid.

“Desde su óptica. El mundo como él lo vio”, reúne una selección de casi medio centenar de fotografías en blanco y negro y en color que recogen la particular visión estética y el compromiso social de este fotógrafo autodidacta, vocacional y viajero. Una estética muy personal basada en el movimiento y el desenfoque, de grandes contrastes y en la que los rasgos personales de los fotografiados desaparecen casi por completo, perdiendo la individualidad, para convertirse en representaciones de un grupo social.

Autorretrato. © José Granizo

Autorretrato. © José Granizo

“Estas imágenes muestran cómo tras la aparente espontaneidad de sus imágenes se encontraba un arduo trabajo previo, reflejo del talento y el método de un fotógrafo que no creía en la perfección sino en la belleza de lo imperfecto”, explica Urribarri. “La convivencia con los retratados le proporcionó tal grado de cercanía que su objetivo se volvía invisible y le permitía un registro relajado de la relación entre las personas y su entorno logrando, de esta manera, plasmar el instante fugaz que reflejan sus obras”.

A pesar de su atracción por la fotografía documental, su legado fotográfico también incluye gran cantidad de encargos publicitarios que él convertía en trabajos de autor, ya que durante años trabajó en una consultora de viajes realizando trabajos fotográficos en diversos países.

José Granizo recibió en 2009 el Premio EFTI del Centro Internacional de Fotografía y Cine. Su obra gráfica se ha podido ver en la sala Gabarrón de Valladolid, el Museo de León y la Sala de exposiciones Ateneo Cultural “El Albéitar” de la capital leonesa (Exposición París-Marie) o en la Casa de León en Madrid.

Sobre el fotógrafo

José Granizo trabajó como fotógrafo profesional compaginando trabajos comerciales con reportajes más personales, principalmente de carácter social y humanitario, estando en sus últimas etapas más volcado en el desarrollo de diferentes proyectos en Bangladesh, Perú, Marruecos, India y España.