La muestra permanecerá abierta hasta el 31 de enero y en ella colaboran el Grupo de Cultura Tradicional Tenada y diferentes Juntas Vecinales y Parroquias

León – 19 DIC 2014 – Redacción

El Museo Etnográfico Provincial de Mansilla de las Mulas expone “Este ramo que traemos…”, basado el los ramos tradicionales leoneses, que estará abierta al público hasta el próximo 31 de diciembre . La muestra se lleva a cabo en colaboración con el Grupo de Cultura Tradicional Tenada de León y un importante número de Juntas Vecinales y Parroquias, que han puesto al servicio de esta exposición sus ramos más antiguos.

Detalle del cartel de la exposición de ramos tradicionales Leoneses

Detalle del cartel de la exposición de ramos tradicionales Leoneses

Sus orígenes se remontan hasta momentos precristianos, donde el ramo o rama de árbol tenían un carácter votivo como posible culto a la fertilidad de la naturaleza, acompañado a veces de frutos y del fuego u objetos encendidos (cordeles engrasados o encerados, teas, etc.) También se le atribuye un culto propiciatorio asociado a la solicitud de buenas cosechas.

Existen otros ramos además del de la Navidad (como el de novia, de la virgen, el de patrón/patrona, el de las mozas, el de misacantanos, etc), con estructura y composición similares.

El Ramo se compone de un soporte material, normalmente de madera del que cuelgan ofrendas y adornos. Asociado a éstos se encuentra una parte de oralidad muy importante cuya máxima expresión es el “Canto del Ramo”, que se realiza el día de Nochebuena en la Misa del Gallo. El canto, normalmente, hace referencia al relato evangélico del Nacimiento y la Adoración a los pastores ante el altar. Después, se describen las ofrendas para finalizar con la despedida donde se felicita a los presentes.

El soporte de los ramos podía ser una rama vegetal, una vara de madera o los más evolucionados componer formas geométricas o vegetales, donde el más representado hoy es el armazón con forma triangular, aunque existen más de doce tipos. En todos ellos se lleva a cabo la tradición de “vestir el Ramo” o adornarlo, lo que hace pensar que parte de la decoración sean telas como cintas de seda, colonias, mantones bordados o puntillas. Pendientes del ramo se solían situar estampas de santos, medallas de devociones marianas, ramas verdes y diferentes ofrendas, como las velas y cera, fruta o derivados del pan como roscas, rosquillas, tortas o bollos.