Un gigantesco manto de flores multicolores tapiza el desierto de Atacama, el más árido del mundo en el norte de Chile, con una intensidad no vista en varias décadas, un maravilloso efecto del fenómeno de “El Niño”

Madrid – 3 NOV 2015  – AFP

Sobre las inmensas laderas desérticas, florecieron miles de especies de flores de color amarillo, rojo, blanco o violeta, que han llenado de color este inmenso espacio vacío que en esta época alcanza temperaturas por sobre los 40 grados Celsius.

 

El fenómeno climático de El Niño, que impactó con mayor fuerza este año, aportó las lluvias necesarias para que germinen los bulbos y los rizomas (tallos subterráneos que crecen de forma horizontal) que se mantienen latentes en este árido lugar.

Tras un primer brote en invierno después de las inusuales lluvias que cayeron en marzo y provocaron aluviones que dejaron más de 30 muertos en la región de Atacama, se produjo una segunda floración a inicios de esta primavera austral.

El desierto chileno de Atacama en plena floración

El desierto chileno de Atacama en plena floración / Foto de unam.mx