El fuego ha arrasado 1.201 hectáreas de superficie desde el 1 de enero al 31 de marzo de 2016, lo que representa un 71,66 por ciento menos que en el mismo periodo de 2015 y un 94,04 por ciento menos la media del decenio

Madrid – 29 ABR 2016 – Redacción

Así, en este primer trimestre se han producido 808 siniestros, menos de la mitad que en 20015, cuando se registraron 1.773 en el mismo periodo y 4,2 veces menos que la media del decenio (3.454). De estos, el 75,13 por ciento fueron conatos, de menos de 1 hectárea, frente al 24,87 por ciento restante que eran incendios de más de una hectárea. Ninguno de estos ha alcanzado la categoría de grandes fuegos, ya que no se han superado las 500 hectáreas de superficie.

Por tipo de vegetación arrasada, la mayoría de las hectáreas, 898, eran de superficie matorral y monte abierto. A estas le siguen los pastos y dehesas, donde han ardido 158 hectáreas y la superficie arbolada, con 145 hectáreas quemadas.

Incendios forestales

En total, los fuegos han afectado al 0,004 por ciento del territorio. Las cifras indican un descenso de los incendios en este año, después de que en 2014 se registrase un repunte en ese mismo periodo, cuando ardieron 21.562 hectáreas.

Por número de siniestros, el 38,74 por ciento se produjeron en el Mediterráneo, el 31,31 por ciento en las comunidades interiores, el 27,35 por ciento en el Noroeste y el 2,60 por ciento, en Canarias. De estos, el 54,27 por ciento de la superficie arbolada se quemó en el Noroeste; el 32,48 por ciento en el Mediterráneo; el 12,66 por ciento en las comunidades interiores. En cuanto a la superficie forestal, el 47,24 por ciento se quemó en el noroeste, el 31,37 por ciento en el Mediterráneo, el 21,20 por ciento en las comunidades interiores y el 0,19 por ciento en Canarias.