¿Te gusta el cine, el buen cine? ¿Te gustaría participar en sesiones de cine secreto y clandestino, con carácter underground? Pues apúntate al “Gallinero Ambulante”, un proyecto que está arrancando en León, sin alharacas, con mucho misterio y sin programa conocido, pero que ya cuenta con más de 100 suscriptores

León – 30 OCT 2015 – Eloísa Otero (Tam Tam Press)

Poco se puede contar de este proyecto que se presentó el pasado martes, 27 de octubre, en el Café Ristán del Hotel Quindós, en una reunión a la que se había invitado a agentes culturales, productores, cineastas, programadores y personas implicadas con el mundo del cine, y en la que Mo Limited actuó como portavoz elegida por las cuatro personas que se encuentran detrás de “Gallinero Ambulante” y que, de momento, no quieren mostrarse en público.

Quienes respondimos a la invitación —unas dieciséis personas, aunque habían sido convocadas muchas más—, asistimos sorprendidos a la presentación de algo que no se puede contar, de un proyecto del que no se dice quién o quiénes están detrás, pero del que sí se avanzaron algunas líneas. “Se van a programar sesiones de cine secreto y clandestino, con carácter underground, dirigidas a un público amante del séptimo arte y poroso a las nuevas propuestas culturales en la ciudad. Hay que apuntarse en una lista de correo para participar y quedar el día de la proyección.

Gallinero-ambulante

Las sesiones tendrán aforo reducido y ambigú, y se celebrarán en lugares no convencionales —como pueda ser un garaje, una carnicería, un local abandonado…— que se comunicarán unos días antes de cada sesión. Cada asistente deberá llevar su propia silla. Se ha creado una programación de películas especiales que no están en circuitos comerciales, son difíciles de ver en los canales habituales y se proyectarán en V.O.S. en castellano”. El título de la película se desvelará en el momento de la proyección (solo cuando los asistentes estén sentados un maestro de ceremonias dirá qué película van a ver, así como el género y la duración).

Aunque citar a programadores y agentes culturales para contarles esto pueda parecer una provocación, detrás de este proyecto parece que se respira un gran amor por el cine y una especie de homenaje póstumo al desaparecido Manuel Tejada (León, 1969-2014), activista cultural, catalizador musical de la ciudad, creador discográfico, “defensor de un León moderno y despierto” y “alguien que hizo tanto que le quedaba todo por hacer”, como le han definido quienes le querían, intentando que su recuerdo y sus proyectos se mantengan vivos. (Aunque, también es cierto, la organización no lo ha desvelado abiertamente).

Y, en ese sentido, este proyecto se suma a algo que está sucediendo desde hace algún tiempo en León, donde un montón de gente se está implicando de forma innovadora, y la mayoría de las veces al margen de las instituciones y de lo oficial —es decir, de manera espontánea, independiente, entusiasta, altruista, genuina—, para construir propuestas y espacios culturales “alternativos”, desde donde dar impulso a nuevas ideas y propiciar cambios a partir de la creatividad y de las ganas de experimentar, a partir de las ganas de “compartir” conocimientos y con el objetivo de hacer de León una ciudad más amable y revitalizada, donde la cultura sea un auténtico lugar de encuentro.

De momento, los promotores “clandestinos” de “Gallinero ambulante” han abierto un blog, una cuenta en twitter y otra en Facebook, en los que se respiran lemas como “Si cierran los cines, nosotros abrimos la ciudad”.

La primera sesión cinéfila tendrá lugar en noviembre. Si te apetece asistir, indaga y apúntate a la lista de correo secreta y clandestina (http://eepurl.com/bCODNn). Aquí van algunas pistas: