La exposición que lleva por título “Forest”, centrada en el paisaje, reúne como su título indica, diferentes escenas de bosques. Con una particularidad: en cada obra se oculta otra, solo visible con luz. Son dos maneras de leer una misma realidad, el cuadro dentro del cuadro

León – 10 FEB 2016 – Tam Tam Press

“Sin duda soy yo un bosque y una noche de árboles oscuros: sin embargo, quien no tenga miedo de mi oscuridad encontrará también taludes de rosas debajo de mis cipreses”. Friedrich Nietzsche

Entre la impresión, la realidad y la percepción se mueven los paisajes que Gonzalo Prieto acerca a La Casona en “Forest”. Son escenas de un bosque elaborado mentalmente, abstracto, contenido en los márgenes físicos del cuadro y por la presencia disuelta del hombre, la visión moderna de dominio, de aprovechamiento del medio natural. La mente organizadora del entorno con mapas, números y cotas de altitud inacabadas convive con grandes paisajes apasionados, desbordantes, que el artista ilumina con pinceladas de oro líquido que imprimen ese carácter místico que enlaza con las obras de Caspar David Friedrich y del romanticismo más puro. A la vez, otros espacios abandonan el uso de la perspectiva de la pintura clásica y buscan una tridimensionalidad asombrosa y teatral, solo perceptible con unas gafas 3D, que emerge en torno a la abstracción más pura.

Gonzalo Prieto

Gonzalo Prieto

Y de pronto, al apagar la luz, al anochecer, esas mismas escenas viran al verde (transformadas por el uso del flúor como materia pictórica) y se trasforman en visiones vaporosas y evanescentes, emocionales, de atmósfera envolvente que rodean al espectador haciendo muy difícil resistir la tentación de adentrarse en ellas. Es la mirada del hombre antiguo unido al medio natural al que admira, respeta, teme. Lo intuitivo, lo misterioso, lo espontáneo y mutable, la tensión romántica. Lo subjetivo, Turner, las atmósferas intervenidas del minimalismo fluorescente en las instalaciones con neones de Dan Flavin.

El cambio del punto de vista, del sistema de referencia desvela dos estados de ánimo, dos maneras de leer una misma realidad, el cuadro dentro del cuadro. Resultado, la belleza en todas sus formas.

“FOREST” podrá visitarse en La Casona hasta el mes de abril. Durante la inauguración de la muestra, el vicepresidente de la Fundación Carriegos, Pablo Alvarez Cortiñas destacó “los sorprendentes efectos plásticos de la obra de Gonzalo Prieto que inducen a reevaluar la relación del hombre con la naturaleza”.

*Texto de  Gabino Busto Hevia que acompaña el díptico de la muestra.