El Grupo Matarromera presenta Granza, su nueva marca de vinos ecológicos. A partir de ahora contará con vinos ecológicos en la DO Toro, la DO Rueda y la DO Ribera de ruedo, con una producción de 116.000 botellas, a partir de 50 hectáreas de viñedo ecológico proprio

Rueda (Valladolid) – 8 ABR 2016 – Redacción

Tres bodegas producirán la línea Granza. En Toro, Bodegas Cyan elaborará Granza Eco Roble Toro 2013, un 100 % Tinta de Toro, con seis meses en barricas nuevas de roble francés y americano, de cuya nota de cata destacan su color amoratado intenso, sus aromas de fruta negra,  florales mentolados y toques especiados, y su potencia y gran permanencia.

En Rueda, la bodega Emina Rueda se encargará de Granza Eco Verdejo 2015, un 100 % Verdejo, del que destacan su intensidad y complejidad aromática (frutos tropicales, florales de lavanda e hinojo y fondo cítrico), así como su final largo, voluminoso y muy fresco.

Granza Matarromera

Y Renacimiento, en Ribera del Duero, producirá Granza Eco Roble Ribera del Duero 2014, 100 % Tempranillo, con seis meses en barricas de roble francés y americano y seis en botella. DE él destacan sus aromas de fruta negra madura con fondo de florales de violeta con toques a vainilla, pimienta negra, regaliz de palo y café torrefacto; elegante, de final armonioso y persistente.

La producción de estos vinos, tanto en las labores en viñedo como en bodega, “responden a métodos de producción en ecológico limitando la aplicación de productos fitosanitarios, productos preventivos sistémicos o químicos de síntesis como pesticidas, herbicidas o abonos químicos como fertilizantes, utilizando solamente productos naturales considerados ecológicos”, según afirman en nota de prensa.

Por otro lado, el nombre de Granza ha sido escogido en honor a los cultivos tradicionales de la zona y se refiere a los residuos (grano, paja larga y grueso, espiga…) sin descascarillar que quedan del trigo y otras semillas como la cebada cuando se avientan y criban.

Los vinos ecológicos como Granza se caracterizan y diferencian por ser vinos más respetuosos con el medioambiente y comprometidos con la sostenibilidad.

Este nuevo proyecto responde a la demanda de este tipo de productos, sobre todo por parte de los mercados internacionales, pero también a la apuesta que el Grupo Matarromera ha mantenido, desde sus inicios, por la sostenibilidad y el respeto por la tierra, con “el uso de energías limpias y renovables, la investigación a través de proyectos que permitan mejorar las actividades vitivinícolas relacionadas y elaborar productos cada día más saludables para el consumidor, más naturales y más respetuosos con el medio ambiente”, tal y como declaran.