¿Recordar
mis datos?
Registro ¿Contraseña olvidada?
publicidad

Hasta donde me lleve el viento. Entrevista al navegante Eduardo Rejduch de la Mancha

0 Flares 0 Flares ×

¿Qué mueve a una persona a dejarlo todo para embarcar en un pequeño velero y, durante años, navegar alrededor del mundo?

León – pfdb2.com.ar – 19 DIC 2014

Cuando nos encontramos con Eduardo Rejduch de la Mancha en su amarra en el Yacht Club Argentino en Dársena Norte a horas de su arribo a Argentina fue realmente muy bonito. Poder abordar el Charrua en su intimidad y detalles todo un honor. Eduardo venía invitado a dar una Charla en el Cockpit en la Escuela Nacional de Náutica adonde inclusive lo tendríamos como asistente a una charla previa que diera Alberto Torroba con quien se conocieran navegando y a quien Eduardo cita en su libro “Hasta donde me lleve el viento”.

En un dialogo que mantuviéramos previamente a esa charla Eduardo contesto dos preguntas que yo le formulara:

¿Que te lleva a salir a “navegar el mundo”? 

“Todo empezó como si fuera un cuento: yo contaba con 28 años y a los seis meses de mi primer contacto con los barcos en el puerto de Barcelona en los que sólo me dediqué a hacerles trabajos de pintura. Me encontré de repente navegando en solitario por el Atlántico Norte rumbo a Europa o donde pegase, con un velerito de 8 metros, al que bautice “Charrua” un sextante de plástico gris de 19 dólares sin micrómetro (astrolabio), una sola carta de navegación y unas ganas inmensas de la aventura. Sentía anónimamente partiendo de Nueva York en 1980, que cruzar el océano Atlántico a vela tan solo llevado por el viento, sería algo romántico y a la vez algo tendría si lograba hacerlo, un destello de intima gloria. Luego los dioses fueron generosos conmigo y me regalaron en el futuro, infinidad de aventuras, mares y países lejanos, para vivirlos, sin las prisas del que tiene que regresar. Lugares donde aprendería conviviendo: sus leyendas, formas de vida, guerras, músicas, amores y tradiciones. Ahora que miro para atrás, luego de 24 años de mar, pienso que bien valió la pena el riesgo primero que tome aquel día, con mis miedos e in certezas y ese escaso puñado de dinero escondido en un frasquito, al alejarme de la conocida costa, para saber adonde podía llegar, y descubrir sin darme cuenta que me enamoraba del camino, de un camino lleno de sorpresas y mundos diferentes. No escribía poesía sentía que la vivía. Aquel día la vida había comenzado a ser una fiesta.”

Eduardo en el Cockpit del Charrua - Foto de pfdb2.com.ar

Eduardo en el Cockpit del Charrua – Foto de pfdb2.com.ar

¿Cuales fueron tus derroteros?

Con el Charrua cruce cinco veces el Atlántico y luego la vuelta al mundo en 20 años que se daría por casualidad, viviendo muchos años, en diferentes lugares como en el reino de Tonga, en los Mares del Sur, donde me construiría una choza para vivir en una isla desierta llamada Maninita y donde sólo tendría como animales domésticos, un par de tiburones manchados, pero en definitiva desde el África había dejado que el azar y mi corazón fueran mi brújula y marcaran así mis rumbos. También he sido skipper de veleros privados y hecho transporte de barcos en y a diferentes países.”

Admirado por navegantes de distintas latitudes llegó a Argentina país al que “hace mucho que deseaba ir” y lo hizo de la mano de Charlas en el Cockpit. Este “Mirando por el Tambucho”. Reportaje a Eduardo Rejduch fue realizado en su amarra del Club Náutico Sarandí en una mañana de un Jueves. Mateando y recorriendo la vida de Eduardo. Ahora solo resta disfrutarlo…

Comenzamos con las preguntas:

Eduardo en mi percepción personal veo que los transmundista no van cambiando de barco. Que conservan largos años su embarcación. Veo que en vos es tal cual.¿Porque esto?

Yo creo que es este cariño que se siente por los barcos. Por el barco de cada uno.

Recuerdo la primera tormenta que tuve en el Atlántico Norte y llego el momento en que el barco se inclino. Fue muy fuerte y yo no sabia mucho de navegación. Y era una tormenta muy grande y yo me metí adentro del barco. Adentro tenía mi almita, mis cartas guardadas, al poco tiempo salí a ver nuevamente afuera a ver que pasaba de noche y me golpeo la tormenta afuera. Entonces fui adentro de nuevo y me di cuanta que el Charrua me estaba salvando y al poco tiempo empecé a escuchar sus mensajes que el me quería salvar. Poco a poco empecé a interpretar lo que el me mandaba o sus señales o su latir que era el golpeteo de de las olas contra el casco el flamear de las velas. Y yo creo que desde esa vez se formo esa alianza conmigo. Es como con un amigo en que algo riesgoso te hace esa unión tan profunda tanto triste como feliz.

¿Los barcos tienen alma? 

El alma de los barcos es el navegante. El hombre. Aunque una cosa muy linda que una vez escuche es que en la muerte se separan y lo único que pide un velero es que el dueño o el marino lo mire cuando se esta hundiendo..

¿Vos dialogas con tu barco? ¿Dialogaste? 

Si mucho. Hablo con el timón de viento. Con el barco

Cuando vos te vas a México partiendo de Uruguay ese Uruguay esta convulsionado. ¿Que te llevas?

Creo que me lleve una confusión, un casos una gran tristeza que no llegaba a comprender inclusive. Estaba muy metido en política en esa época. Mi círculo era muy pequeño. Y entonces mi mundo era pequeño. Yo tenía 20 años y hablábamos lo mismo, las mismas personas. El ir a México me abrió las fronteras Yo no tenia idea que había indios en Sudamérica y para mi Uruguay era el centro del universo y el sistema político de Uruguay tenia que imperar en todo el mundo.

En México viviendo con los indios veo que había otro modo de vivir la vida.

Yo estaba en el pueblo de Uruuapán. Empecé a trabajar con apicultura. Empecé a entender que estaban sus dioses, que existían, su música su forma de enamorarse. Que era tan bella y colorida como las de otras naciones. Que luego de miles de años estaban formadas por la naturaleza que les rodeaba. Eran cosas lindas que se tenían que aprender. Ellos me dejaron acercar. Al trabajar con ellos.

¿Vos fuiste directamente a México?

Pase antes por Argentina

Me decís que en México hiciste apicultura. ¿Que mas hiciste?

Estuve en la Baja California. Estuve haciendo teatro. Estuve mucho tiempo con una familia que hacia artesanías e iba vendiendo y yo estaba con ellos y viajaba

¿La experiencia de vivir en México que te da… Apertura de cabeza?

Yo en México vi. el surrealismo que existe en la gente. No solo en la ceremonia de los muertos. En el intercambio cultural. Anécdotas montones

¿Por ejemplo?

Tenía un poeta amigo Juan José Madrigal. Se raptó a la novia, cosa que era normal raptarse la novia para luego casarse con ella y se la lleva a un pueblo. La lleva a Morelia y la muchacha se arrepiente a los dos días y el la tiene que traer a la casa. Y el padre de ella, de la novia, lo esta esperando con una escopeta. Con otro amigo lo escondemos para que no lo mate el padre de la novia a Juan. Como yo era uruguayo vamos con otros dos amigos a hablar con el padre para que no matara a Juan. Ese era el dialogo establecido. Y el tipo lo tenía que matar porque las cosas eran así. Pero como el padre de la novia estaba en otras cosas ilícitas la coacción fue con eso y a regañadientes dijo “no lo voy a matar” porque si no lo íbamos a denunciar por las otras cosas que hacia.

Logrado esto Juan se pone feliz porque no lo van a matar y dice “Ahora vamos a festejar a la zona roja”. Yo nunca había ido a una zona roja y menos en México. Unos ranchitos y entramos ahí. Y estaban todos lo mexicanos ahí con el tequila y las mujeres bailando sobre la mesa y vos te tomabas un tequila por dos pesos y le podías poner los dedos en la vagina mientras charlabas con tus amigos.

De repente viene la diosa de Guadalajara y se manda un strip tease bien amplio todo pelo pelo. Atrás había una cama y mi amigo Juan se va con una prostituta. Y la del strip tease agarra un plátano y dice quien quiere meter un plátano macho macho. Todos gritan “yo yo yo!” y gana uno y pone el plátano y luego la del strip tease lo saca y dice quien quiere comer y todo el mundo come del plátano!

De repente aparece mi amigo Juan José Madrigal y esta todo compungido y me dice “Lo que pasa es que yo la quiero!” Y yo le pregunto “¿A quien?” “A mi novia” me dice. “Pero si te acabas de acostar con la otra!” “Pero tu que sabes! Habla ya con los mariachis!”

¿Mariachis? Nos van a matar a todos!
Y tú no sabes!

Finalmente alquilamos los mariachis 250 pesos cinco canciones y fuimos a dar la serenata con los mariachis a la novia. Yo me escondí atrás del guitarron y el estaba cantando con todo y los mariachis y ahí se encendió la luz y apareció el padre con la escopeta y salimos todos corriendo incluidos los mariachis, las guitarras.

Esos eran los fuegos artificiales de México

¿Y después recorriste toda América? 

Estuve por todos los países. Desde Vancouver hasta la patagonia. Lo único que no recorrí fue la Guayana

¿Porque fue esta búsqueda?

Porque me empezó a fascinar esto de Latinoamérica y esta época había hecho teatros y mímica y tocaba la guitarra y componía canciones y entonces me encantaba ir a los lugares y tocar canciones y aprender de ellos y seguir y conocer todo esto que era Latinoamérica. Que podíamos ser tan diferentes aunque fuéramos latinos. Uruguay y Argentina teníamos más en común con España. Los paraguayos y bolivianos en esa época eran otro mundo. Así era que iba a las universidades y cantaba y en el 77 estuve en Nicaragua con distintos comandantes.

El otro día me contaba Marcelo el dueño de Velas Fox trot que en Bolivia cuando el fue a los 20 años lo invitan a una marcha. Y era una protesta y cuando llego el momento de correr todos corrían menos el por los 4000 metros de altura y lo agarraron los de la policía y a los minutos lo insultaban por tonto y finalmente lo deportaron.

A mi en Bolivia me agarro un malon que me corría y me gritaba “Gringo!” y tuve que correr y mucho, Golpee en una casa y me dejaron entrar porque no estaba para explicarles que era uruguayo.

Me acuerdo en Bolivia estaba la OEA festejando la vuelta a la democracia y dan un golpe de estado.

¿Cuando te afincas en Canadá porque lo haces?

Fue porque tenía familiares. Yo soy descendiente de polacos. Unos fueron a Uruguay y otros a Canadá. Y yo en esa época necesitaba documentos. Porque en México todo estaba bien. Porque en el surrealismo mexicano me dan hasta la partida de nacimiento.

¿Como es eso?

Luego de estar seis meses de ilegal en México me encuentro con un amigo. El tenía a su cuñado de alcalde y era un pueblo muy pequeño y su cuñado era el alcalde pues era el único que sabia escribir. Entonces cuando le cuento que estaba sin papeles me dice •”Como te llamas”

– Eduardo Rejduch

“Tranquilo…” y me da una libreta y me dice “Ahora te llamas Eduardo Gonzáles” y me da la partida de nacimiento de México.

Y esto es lo que tiene Sudamérica

Y en Canadá me fue muy bien

¿A que te dedicaste en Canadá?

Trabajo en una fabrica de zapatos y ahí ahorro dinero y ahí estaba metido con el teatro y todo eso y la mímica y estudio artes gráficas también

El Charrúa amarrado en Buenos Aires

El Charrúa amarrado en Buenos Aires

¿Y que te lleva a irte a Europa?

Yo creo que apenas supe que me iban a dar el pasaporte canadiense me fui. Mi idea era seguir viajando por Europa. La mochila, la guitarra…

Yo tenía otro estilo de viajar. Yo cantaba en los Púb. me vinculaba mucho con las universidades. Casi ya me contactaban. Por ejemplo en Bolivia cuando estuve canté en el anfiteatro de la Universidad de Bolivia y en dos canales de TV. Iba con ese plan

¿El estar alejado de tu Uruguay era duro o se compensaba?

Se compensaba. Lo que pasa es que en definitiva lo importante es tu infancia. Yo nací por accidente en Uruguay. Al principio sentí que había sido expulsado de Uruguay. Fue muy duro. Desde el 73 que me fui no viví más de tres años en ningún país. Lo máximo tres años. Para mí un puerto o la tierra es un imán. Te atrae y tenés tus amigos. Tanto te atrae o cuando te alejas quedas suspendido en el mar suspendido en el camino en el mar entre el cielo y las estrellas y ahí estas infinitamente solo y en buscas esa libertad y ese es el camino que me gusta a mi. Yo vivo el camino

Cuando pueda volver a Uruguay es cuando me atrapa de vuelta la tierra o cualquier otro país futuro

Contas cuentos y relatas de una manera exquisita. ¿Es una capacidad natural o adquirida? ¿A que lo atribuís? 

Primero a querer transmitir y después compenetrarte con la gente. El mismo cuento lo podes contar de diferentes formas a diferente público. Entonces tenés que buscar esa unión con el que te escucha y no mentirle. Me acuerdo de alguien que contaba una historia de Aparicio Saravia entre los gauchos en un fogón en Uruguay y viene un niño de pueblo y el relator va contando y dice cuando estaba con Aparicio Saravia y su poncho blanco y relata cuando abajo estaban los colorados y de repente atacan y de repente el hijo de estanciero le pregunta –pero dígame usted cuantos años tiene porque usted nunca pudo haber estado con Aparicio Saravia. Y hubo en el grupo un silencio en el grupo y todos los gauchos se quedaron mirando al paisano. El tipo no había estado… pero había estado porque todos tenían esa imagen y el chico el hijo del estanciero rompió esa imagen porque todos lo habían visto con Aparicio Saravia. El chico no lo había visto

¿Que es la música para vos?

Una parte del alma. Como cantar bailar.

Me decís que vos llegabas a un lugar y cantabas, bailabas. ¿Un modo de vincularte o de obtener ingresos?

Era un modo de vincularme. Que era lo más lindo que yo podía dar. Era arte, colorido, disfrazarte y llegar a un pueblo y mostrarle algo. Son regalos lindos. Son lindos intercambios pero por nada.

Me contaste que era partir. ¿Que es para vos llegar a un puerto?

Para mi es bello. Es la atracción de otra cultura y las aventuras que vas a vivir aguardando para que las conozcas. Para mi lo mas bello que hay es con el sextante lograr tu posición bajando estrellas y que aparezca una isla y vas a vivir cosas ahí. Es la imagen más bella que tengo

¿Leíste a Kalil Gibran?

Si

¿Sos un gran bebedor de la vida?

No se …pero tengo mis urgencias de beberla

Vos saliste con el Charua de Canadá si ningún titulo náutico apenas con un libro sobre navegación que ibas Leyendo “a medida que”. Te fue bien. ¿Tuviste habilidad o tuviste suerte?

Yo creo que las dos cosas. Por sobre todo mucha confianza en mi mismo. Pero es la oportunidad que se presento y pude aprovecharla. No había otra. Cuando me quise acordar ya estaba cruzando el océano. Y tenía mis reparos y también tenía mis miedos y quería pasar los límites adonde no hubiera marcha atrás, Quería alejarme de la costa de EEUU y después ya viviría el mar.

Vos salís de Canadá y haces la costa (intercostales) de EEUU…

Si… así es.

Yo leí que vos recorres EEUU con documentos, sin despacho o que…

Eso no esta en mi libro

¿Pero acaso… no es que tenes una historia de 400 dólares?

Eso es cuando yo me compro el velero. Y yo había pasado en auto 200000 veces la frontera y estaba en Toronto con amigos y copa va y vaso viene que yo me iba a Europa y debía bajar por Estados Unidos y me dicen “Cruzamos contigo”. Era de noche y yo me meto por los canales con el Charrúa y mis amigos a bordo y a la mañana se van luego que ingresamos a EEUU. A la mañana tengo dos policías frente a mí. Mis amigos se habían ido ya. Uno de ellos era uruguayo y moreno y le piden los papeles cuando salía de EEUU par ingresar a Canadá. Y le preguntan como entro y el dice con un velero y que velero y ahí me salen a buscar a mi. Y ahí me hacen un interrogatorio surrealista sobre toda mi vida. Todo estaba legal. Pero me miran el pasaporte y me preguntan como hace para viajar tanto. Y yo le digo que toco la guitarra. “Es Hippie!”

-No soy Hippie

-Usted no puede trabajar aquí.

– No aquí no trabajo.

Entonces dicen que me van a secuestrar el barco. Yo estaba en el norte de EEUU les decía que me iba a Europa y no lo podían creer.

Y yo me abrazo al barco y le digo “mi Charrua no!!”.

– Bueno una multa de 1500

-No tengo ese dinero!

-Cuanto tiene?

-500 dólares

-Bueno 400 de multa. Ahora adonde pare se tiene que ir reportando a Nueva York.

Y yo me iba reportando y lo lindo es cuando llego a NY y voy a Manhatan y voy a hacer los papeles de migración y llego ahí y la muchacha me dice luego de mirarme espera un momentito y se va y viene con toda la gente de adentro que quería conocerme pues yo era el que se iba a Europa. Hasta me hicieron regalitos y todo. Se sacaron fotos conmigo y me deseaban suerte. Yo me había hecho famoso entre ellos por mis reportes diarios a la oficina de migraciones.

¿Ponemos el acento en otros para vivir la vida en otros?

Exactamente

Sin desmerecer a nadie ¿Quienes son las personas que mas recordás por los motivos que sean?…

Tengo varios en diferentes lugares por ejemplo Meta en las islas Fidji.

Pascala otro en tonga

Susana otra persona que me mostró la vida en México

Tengo muchos personajes para ir nombrando en muchos lugares

¿Cual fue el personaje más desagradable que te cruzaste?

Yo quiero pensar en alguno pero no me viene a la memoria. Tal vez es cuando me sentí muy traicionado por un beduino que me quiso robar el barco en el Yemen. Yo fui con regalos, hice la ceremonia del café y me sentí traicionado por el engaño

Si te apareciera hoy la oportunidad de volver hacia atrás y de volver a elegir ¿En que lugar y momento pedirías ser situado?

No se …tengo montones de lugares así lindos. Un destello cuando yo voy navegando y encuentro las Azores y el barco estaba divino con la vela desplegada y la mañana era bellísima estaba comiendo tortas fritas que había hecho y aparecen en ese momento los puntos de las islas Azores en el mar.

¿Al navegar tecnología o tradición?

Yo creo que se fue dando todo depende del limite que vos quieras. Cuando comencé yo era tradición porque no tenia nada. Cuanto menos equipos tenes menos rompes.

¿Cual fue la vez que mas feo baile tuviste navegando?

En temporal en las islas Banuato adonde había un huracán y yo me meto en el ojo del huracán y lluvias y olas por todos lados. Y el Charrua iba golpeando con todo y de repente se cierra del mar arriba del barco y yo pierdo todo de ver y luego sale el Charrua como una pelota de abajo del agua. Y tuve suerte pues destruyo seis barcos y hasta una tripulación desapareció.

¿Estabas adentro o afuera?

Afuera

¿En estos veinticuatro años navegando que enfermedades has tenido navegando, en puerto o en tierra?

No he tenido mayormente nada. El dengue tal vez. Y no mas que por tomar o comer porque yo adonde voy como y bebo de todo.

¿Tu libro de Adonde me lleve el viento es un libro de navegación o de aventuras?

Es un libro de cuentos felizmente vividos.

¿O de historias?

De cuentos. Prefiero llamarlo así. Porque uno puede vivir los cuentos si uno sale a que todo te sorprenda o salir con un velerito al mar sin rumbo fijo o compromisos.

¿Has corrido alguna regata alguna vez?

Primero me hicieron correr una en Sudáfrica y partí la vela mayor que fue lo más trágico y luego participe en alguna de maxis. Pero no soy regatista

¿Como es la vida del transmundista en puerto, del viajero marítimo en puerto?

Yo creo que así como hay gente en tierra hay gente transmundista en puertos. Que se manejan de manera diferente. Desde el atorrante hasta el caballero. Si estoy en la marina de un club intento tener mi barco limpio porque soy huésped. Nunca me fui de una marina sin pagar. En ciertas islas adonde iba trataba también de no molestar.

¿En tu navegar que preferías puertos o playas?

Depende pues en muchos pienses primero tenés que entrar a puerto para ingresar legalmente

¿Estuviste dos años en una isla desierta del reino de Tonga?

Yo creo que fue la isla deseada… una isla de 500 metros con mucha vida recuerdo que tenia un par de tiburones. Me hice la choza. Vivía de la pesca, iba a las otras islas a conocer a la gente. Fue una linda vida. Veía a los pájaros y estaba en mucho contacto con la pesca. Los corales.

¿Cual es el mayor temor de Eduardo Rejduch al navegar?

Yo creo que es a perder tu barco. Es una gran frustración perder el barco.

¿Alguna vez te viste o sentiste perdiendo para ganar?

Si muchas veces

¿Por ejemplo?

Con los americanos cuando me rompieron el barco en el caribe.

¿Como fue eso?

Yo iba hacia Panamá navegando y un barco de guerra americano me llama, yo iba a cruzar el pacifico y lo veo de lejos. Me dicen si pueden venir a ver el barco si tengo papeles y los pueden mirar. Les digo que vengan. Se suben los americanos con sus chalecos y yo en bikini. Y estamos haciendo los papeles y me dice uno “Me parece que se viene muy cerca el barco” yo giro y veo esa pared que nos pega y un gran lío con esa pared gris con los cañones y su arrancada y trato de apartarme y se hace un caos y estamos en eso y me engancha el barco y me empieza a levantar el barco hacia arriba.

¿Con que te engancha?

Con un gancho que salía del costado del barco

El asunto es que primero decían que abandonáramos el barco

“No mi barco no”. Yo no quería abandonarlo

Y yo por la radio le digo.

“Yo voy a pasar la noche y mañana hablo con el capitán”

Nadie sabia de barcos deportivos y querían hacer cosas que iban a ser peor querían levantarlo arriba y decían el gobierno de los EEUU paga

Primero bajaron una lancha grande para remolcar contra corriente y tuve que meter cabos por todos lados para no romper la bita y estuvimos así dos días contra corriente y cuando llegamos a Curazao pusimos al lado de todos los petroleros y el Charrua parecía una gaviota herida. A los tres días trajeron un inspector del Loys para inspeccionar todos los daños del barco y al otro día me pidieron que hablara con el contratista para obtener descuento pues el contratista pedía demasiado para arreglarlo y que yo hablara con el.

Pero yo me preguntaba quien va a pagar mi estadía aquí y mis gastos en Curazao y ellos decían que solo pagaban los gastos para reparar el barco.

Bueno nosotros nos vamos y demanda a la marina americana. Y yo en Curazao con una tarjetita que decía marina americana

Y hable con unos abogados y si me dijeron ganamos pero tenemos que trabajar en Nueva Cork con otra gente y llevara dos o tres años y entonces firme e hice control del que arreglo el barco para saber que lo arreglo bien y deje el juicio de lado pues no iba a tardar dos o tres años en un juicio que me iba a seccionar la vida y hasta le tuve que pagar de mi dinero 500 dólares al inspector de la Loyds.

Esa es una de las cosas que perdí para conservar mi libertad

¿Cuales fueron tus vínculos y contactos con tus familiares en estos 24 años?

Fueron constantes. Los tiempos han cambiado… antes era lindo porque nos escribíamos y vos ibas a una isla e ibas al correo y te daban un montón de cartas atadas con un hilo con estampillas de todos lados del mundo no solo de mi familia sino de todos lados.

¿Hoy Internet genero inmediatez pero le hizo perder el romanticismo a la correspondencia?

Totalmente. A la forma de escribir de interpretar a la forma de puntuar a los trazos grandes fuertes…

Mirando para atrás… ¿Tu encuentro del barco tenía antecedentes de chiquilín o se dio como una evolución que un día hizo crack?

Ni idea tenia yo de los barcos. Se dio tipo crack Desde que yo tuve el contacto con los veleros hasta que yo navegaba con mi velero en el océano pasaron seis meses. Yo ni imaginaba que iba a cruzar el océano. Estaba en otra.

¿Antes de tu libro que habías escrito?

Escribí muchas canciones. O poesía. Hasta obras de teatro. Películas en súper ocho. Y he escrito artículos para náutica siempre muy surrealistas.

Puesta de sol en alta mar

Puesta de sol en alta mar

¿Por qué? 

Siempre tuve la idea de reírme de los técnicos y a mi siempre me gusta darle al artículo e historia color y alegría.

Incluso recuerdo a Jorge Correa un navegante argentino que me fue a ver en España y el me contó la anécdota mía.: En 1982-83 yo escribo el primer articulo para Argentina y pongo “día tal de navegación (como Moitessier) subo la vela bajo la vela limpio la alfombra limpio un pescado me siento en el cockpit no se que hacer… me masturbo..” Entonces sale el articulo integro en la revista en Argentina y Correa me dice “no sabes el escándalo que se armo”. En aquella época no sabes el escándalo que se armo “¿Como le permite a este hombre escribir que se masturba… que interesa esto en la mitad del Atlántico? y otra mitad decía “pero si esta solo!”. Yo escribía “Cuentos del Charrua”.

¿Existen mujeres transmundistas?

Muy pocas pero he conocido

¿Porque muy pocas? ¿Porque es riesgoso?

No. Es porque en toda nuestra sociedad la mujer viene muy atrás del hombre. Aunque uno de los derecho que ha conseguido ya la mujer es el derecho a ir a la guerra

¿Alguna vez te encontraste en tu devenir con algún funcionario aduanero o policial al que le debes siempre el buen recuerdo por algo en particular?

No recuerdo

¿O los aduanares siempre dejan el mal recuerdo?

Yo creo que nunca he tenido un problema con ninguno

¿Dentro de la navegación transmundista cual es el elemento que mas se deterioro o mas tuviste que reparar?

Creo que la estructura del barco. En un barco que navega se aflojan las cosas

¿Y el que menos se deteriora en navegación?

El alma del barco

¿O el alma del capitán?

(Risas) Si el alma del capitán

¿Te han sido favorables los vientos de la vida o vos los hiciste favorables?

Yo creo que se han presentado favorables pero creo que es la actitud de ver la vida si tenés la actitud de ver las cosas bien. Me cuesta ver las tragedias.

¿Cual es la ley de oro para alguien que navega si tuvieras la posibilidad de dar un consejo a quienes navegan?

Total respeto al mar. Y otra es yo he visto muchos accidentes que pasan porque la gente se descuida. No relajarte ni descuidarte.

¿El viajero marítimo toma como trabajo lo que otros toman como placer? ¿Es un trabajador del placer?

Todo es según como lo veas. No es tan…uno muchas veces se imagina una navegación con el spinaker y un martini en la cubierta. Toma un proceso. Un alta y baja porque como el mar es cambiante vos también tenés miedos alegrías y tristezas soledades y belleza a veces son tan grandes y barren las tristezas esos picos de felicidad.

¿Ante esas bellezas tan grandes te ha tocado vivirlos solo?

Si solo y acompañado

¿Porque se llama el libro “Hasta donde me lleve el viento”?

Ya hasta ahí se acababa todo. Hasta ahí había vivido la aventura mas grande de mi viva. Que me dio esa libertad de no tener compromisos de no probarle nada a nadie si no buscar mi libertad. Que me quedara en Tonga, Malinita, en Caribe o Indonesia.

Estar abierto a lo que fuera

El mate es una de las tradiciones Rioplatenses y muy identificatoria del uruguayo. Vos la has mantenido. ¿Como obtenías provisión de yerba? 

Yo cuando iba a navegar llenaba el barco de comida por lo menos para seis meses así no me tenia que preocupar después. Tanto como si rompía el palo en el medio del mar como si llegaba a una isla que no conocía. Con la yerba fue más o menos igual. En el caribe la compraba o me la mandaban de Venezuela. Me acuerdo que andaba por las Islas Marquesas veo que me estoy quedando si yerba y eso me hizo ir a Papete en Taití y veo que había un consulado honorario Chileno. Y llego a Papete y había una señora muy elegante en el consulado y cuando me atiende me dice “En que le puedo ayudar” y yo le contesto “Usted se va a matar de risa pero vengo porque no tengo yerba” La mujer me miraba y no lo podía creer y me dice “Aquí ha venido gente con los problemas mas raros pero un uruguayo porque le falta yerba supera todo” Y entonces arregló con Lan Chile y en un vuelo el capitán me trajo dos kilos, el copiloto 2 kilos y la primera azafata dos kilos y así termine con ocho kilos. Luego con una australiana que tomaba mate le envían de Australia yerba y en el paquete figuraba el importador que era Pachini Anzan y con ese señor entablamos una amistad entre faxes y ese señor me mando yerba adonde yo estuviera en cualquier lugar del mundo.

¿En amores que te ha dado la vida? 

Generosa la vida

¿Y en odios que te ha dado la vida en tu deambular por el mundo?

La tristeza es lo que ha hecho el occidental en el mundo. Y eso en el coloniaje. Y te ven con sumisión o con bronca y eso duele.

¿De todo lo que vos has recorrido que lugar es el que mas te impacto agradablemente?

Yo creo que son más momentos emocionales. A veces yo quiero mirar hacia adentro cual es el lugar perfecto adonde iría y se me agolpan, juntan y vos los pones juntos y es como una poesía y no podes definir por detalles. El lugar geográfico perfecto no existe en geografía si no en sentimientos que se unen.

¿Y cual es el lugar mas feo que te dejo un feo gusto en la boca un gusto desagradable?

Yo creo que te lo comente. Creo que es la traición que me hicieron los beduinos.

Tu libro es un libro muy comentado por muchos navegantes…

Yo creo que tuve muchos años navegando. Creo que es por la escritura. No por mi viaje si no porque como yo lo había escrito. En España fue editorial Juventud quien lo edito y fue situado a Vito Dumas y ahí se disparo el libro. Y fue el boca a boca sobre todo en la muchachada y al trasmitirlo y muchos me dijeron te lees el libro y te dan ganas de salir a navegar.

Y me dijeron que el psicólogo del Barcelona luego de leerlo lo daba a leer a los que se deprimían.

Vos tenés una frase que es “Alegría! Alegría…!”

Es como destapar una botella de champagne y darle a la persona y a la vida

Yo soy una persona muy seria y cuando escribí el libro fui juntando todo lo que tenia guardado y fui seleccionando las palabras una por una para que dijeran lo que yo sentía. Y lo que había vivido yo tarde mas de un año en escribir el libro. No fue un trabajo escrito a lo loca. Y cuando lo fui corrigiendo empecé a matarme de risa de todo. Ahí fui depurando cosas. Y pare porque si no todos se iban a pensar que era una jauja.

¿Puede ser que cuando disfrutamos de nuestra escritura ella esta lograda?

Si, puede ser también. Pero es cuando el reflejo es la otra persona. Porque es mentira que uno escribe para si mismo. Uno escribe para otros, para que se revivan nuestros sentimientos.

¿Que le dirías a nuestros lectores como despedida de este mirando por el tambucho?

No solo la fantasía de aventura existe. Si no que hoy es mejor que mañana para poder viajar. Que todo sigue siendo fabuloso por fuera de uno. Que hay diferentes formas de cultura, de vida de bailes y que están ahí esperando para que lo conozcamos. Que el mundo sigue siendo bello y que hay que tener ganas de salir y navegar la aventura y conocer.

Gracias Eduardo Rejduch de la Mancha por abrir tu alma y pensamientos en este Mirando por el Tambucho!! Muchas Gracias !!!

 

Publicar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Las Galerías Fotográficas de SoyRural.ES
Blogs amigos
Blog de David Soto Blog de Julio Miguel Soto - Pueblos y Gentes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×