Iberdrola ha dejado “sin nuevas inversiones” la actividad de renovables en España durante el periodo comprendido entre 2014 y 2016

 

La empresa cifra en 200 millones el efecto que tendrá durante este año sobre el beneficio bruto de explotación (Ebitda) el nuevo mecanismo de retribución basado en una rentabilidad a partir de los estándares definidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Durante la presentación ante analistas de los resultados y perspectivas hasta 2016 de Iberdrola, el responsable de Renovables de la compañía, Xavier Viteri, ha explicado que el impacto negativo de 200 millones corresponde exclusivamente a activos eólicos.

De los 6.000 megavatios (MW) de potencia eólica en operación de Iberdrola, 2.800 MW se quedarán sin recibir prima por haberse instalado antes de 2004, mientras que una cantidad similar, instalada entre 2005 y 2013, podrá mejorar su retribución.

Energías renovables

Energías renovables

Ante el recorte medio a su parque de generación eólica, Iberdrola se centrará ahora en la mejora de la eficiencia de sus activos con el objetivo de optimizar su rentabilidad, explicó Viteri.

Al analizar el recorte a las renovables, los directivos de la compañía criticaron que se “castigue más a las tecnologías más eficientes”, como la eólica y la cogeneración.

Además, cifraron en 3.960 millones los recortes a las distintas tecnologías en lo que va de legislatura, de los que 1.036 millones corresponden a la eólica, 580 millones a la termosolar, 768 millones a la fotovoltaica y 1.576 millones al resto.

Pese a la decisión de no invertir en renovables en España hasta 2016, Iberdrola sí prevé elevar su potencia renovable en 1.200 MW durante los próximos años. El 36% de este “crecimiento moderado” se producirá en Reino Unido, frente al 31% de Estados Unidos y el 18 por ciento de México.

En total, la compañía prevé invertir 2.400 millones nueva capacidad eólica tanto en tierra como en el mar. Además, centrará su atención en proyectos maduros con rentabilidades atractivas.