Aunque sus orígenes se remontan al siglo XIII, lo más importante de la obra, la nave, es del siglo XVI con su pórtico. La cabecera, y la torre a los pies, son obra del siglo XVIII, con reformas posteriores

León – 27 NOV 2015 – patrimoniocultural.jcyl.es

El edificio está construido básicamente con sillarejo y mampostería y algunos sillares mejor escuadrados en las esquinas y en los huecos. El acceso se verifica por el pórtico, en el lado sur. El cuerpo central se levanta sobre dos esbeltas columnas mientras que los laterales lo hacen sobre columnas más gruesas de sección octogonal.

La nave ostenta un rico artesonado de carpintería de lo blanco del siglo XVI, con alfarje de madera policromada compuesto por una armadura de limas, de ocho faldones. El almizate va decorado con hermosa lacería de cintas. Ha sido restaurado recientemente y ganado sus primitivos colores, destacando sus valiosas claves pinjantes. Se conservan también restos de otra armadura del siglo anterior.

Iglesia de San Esteban de Alija del Infantado

 

Un crucero cubierto con cúpula de media naranja sobre pechinas y cimborio al exterior separa el presbiterio. En el eje occidental, a los pies, se levanta una esbelta torre de base rectangular y entrada por medio de un machón adelantado y abierto hacia el lado meridional. Un segundo cuerpo cuadrado con ventanas de arcos de medio punto en los cuatro frentes alberga dos campanas. Encima se yergue otro cuerpo ochavado y con arcos de medio punto a los cuatro puntos cardinales, guardando otra campana, y todo se corona con una cúpula octogonal nervada, bolas y veleta.

Conserva la iglesia varios retablos barrocos, como el churrigueresco principal de madera policromada con escultura del santo titular en la hornacina superior, y una interesante imagen de San Bartolomé, de estilo cercano a Gaspar Becerra.

Alija del Infantado está situada en la ribera del Órbigo, al sur de la provincia de León, en la antigua Vía de la Plata.