Actualmente más de 500 ejemplares viven en su hábitat natural y 280 lo hacen en el centro de recuperación de Valle Gran Rey. En 2017 se mantendrán las labores de control, se realizará un nuevo censo de la especie y se proyectarán actividades en los centros educativos

La Gomera (Canarias) – 24 MAR 2017 – Redacción

Concienciar a la sociedad gomera de la necesidad de conservar una especie única como el Lagarto Gigante o ejecutar medidas de conservación y control son algunas de las iniciativas que ha impulsado el Cabildo de La Gomera en el último año. Siguiendo con la labor iniciada desde el descubrimiento de la especie, la Institución insular ha continuado con la aplicación del protocolo que busca garantizar su recuperación.

Fuentes del Cabildo de La Gomera destacaron la voluntad de asegurar su supervivencia y convertir a los habitantes de la Isla en los mayores aliados de su conservación. En este sentido, recordaron que se han desarrollado un conjunto de iniciativas que han permitido la divulgación de la especie y el conocimiento de ella en los centros educativos de la Isla para que desde los más pequeños se impulsen las labores de conservación.

Lagarto Gigante de La Gomera

Lagarto Gigante de La Gomera

Hizo hincapié en el plan de recuperación de la especie vigente desde el 2006, siendo la principal línea de trabajo que se ha seguido en estos años. Esta iniciativa ha permitido incrementar la población en el medio natural y también fijar acciones para el control de los depredadores de la especie.

El último año han sido puestos en libertad un centenar de lagartos, creando tres pequeños grupos en una zona que cumple con los requisitos para el crecimiento de la especie. Además, las sueltas están permitiendo consolidar las poblaciones y dispersar a los ejemplares en áreas donde las posibilidades de supervivencia son elevadas.

Antes de las sueltas, la vida en cautividad se fija como un proceso de adaptación y aprendizaje de los ejemplares. En la actualidad, el centro de recuperación divide a los 280 lagartos en dos grupos. Por un lado, los ejemplares reproductores que garantizan la continuidad de la especie, y por otro lado están los lagartos más jóvenes que se preparan para las sueltas previstas.

Aunque la especie sigue estando en peligro de extinción, la situación actual es mucho mejor que en 1999 cuando se encontraron los primeros ejemplares. “Los últimos datos demuestran la existencia de 780 lagartos, contando los que ya viven en libertad y aquellos que están en el centro de recuperación”. Asimismo, añadió que estas cifras serán actualizadas una vez se realice el nuevo censo de la especie, previsto para este año.