El pintor José de León expone en el Museo de León ‘Beijing, 2010-2012’ que recoge unos 30 lienzos “de aroma oriental, en tejidos de lino, y purpúreos sueño”, en palabras de su autor

León – 9 MAR 2015 – Redacción

El artista explica que el contenido de la muestra, “la obra metafísico-surrealista” que presenta, está realizada entre mayo del 2010 y junio del 2012, en Pekín, en un singular barrio-factoría del nordeste de la Ciudad Prohibida. Podrá visitarse hasta el 5 de abril.

“Temperaturas extremas pusieron a prueba mi fortaleza cazurra, y, del frío, sacaba colores calientes, y del calor, recreaba aires frescos. Después paseé por la Gran Muralla, volví al Palacio de Verano, medité en el Templo del Cielo, donde hablé con el Buda Sonriente o Mileh Fo, el santico dorado y panzón al que tengo gran devoción, quien como sabéis, tiene algo de san Pancracio asiático”, detalla el pintor leonés en la invitación al evento.

También, comenta que bien puede calificarse como milagro que la obra haya llegado sana y salva a España, por mar, desde tan lejos, “pues me contaron que una gran tempestad azotó el buque mercante que la transportaba, y allá por el océano Índico, a punto estuvo del terrible naufragio”. “Abrid bien los ojos y observad cada centímetro de la tela, pues en ella están inscritas grandes leyendas, que hablan de la eternidad del mundo, de las ilusiones que nos hacen sonreír, soñar, llorar de emoción. No perdáis el tiempo en preguntar a nadie lo que veis, pues la respuesta está en vuestros corazones”, sugiere de León a los visitantes.

Una de las obras de la exposición “Beijing 2010/2012” de José de León

Una de las obras de la exposición “Beijing 2010/2012” de José de León