Las granjas de peces no son sólo una gran despensa que satisface en gran medida las necesidades alimentarias de la población mundial; son además una fuente de biodiversidad y de generación de empleos “verdes” asociados sobre todo al turismo y a los recursos naturales

Madrid – 22 MAY 2017 – EfeVerde

Las instalaciones acuícolas, muchas de las cuales se encuentran localizadas en espacios de la red europea Natura 2000, están propiciando durante los últimos años el surgimiento de otras actividades económicas diferentes a la producción de productos marinos, en la mayoría de los casos vinculadas al ecoturismo, la gastronomía o las actividades subacuáticas.

Responsables de la Administración, de grupos de acción local y del sector empresarial han puesto de relieve esas conclusiones durante una Jornada sobre “Turismo, Naturaleza, Pesca y Acuicultura” organizada por la Fundación Biodiversidad en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

Acuicultura en bateas

Acuicultura en bateas / EfeVerde

Durante la jornada se han expuesto ejemplos exitosos de compatibilidad entre acuicultura y conservación, de sinergias positivas entre ambas, y de experiencias muy rentables asociadas a esos recursos, como las “rutas milenarias del atún”, los establecimientos típicamente marineros, el avistamiento y observación de diferentes especies o el creciente interés por el “turismo pesquero”.

La red Natura 2000 como eje vertebrador

Como eje vertebrador de esas instalaciones y de la conservación, los intervinientes han citado la red Natura 2000, y han recordado que numerosas instalaciones acuícolas (bateas, parques de cultivo, granjas, etcétera) están ubicadas en esa red europea, que pretende asegurar la supervivencia de los espacios más valiosos pero también el desarrollo económico y social de las zonas donde se localizan.

Para el secretario general de Pesca del MAPAMA, Alberto López-Asenjo, ha recordado que 1.200 millones de personas practican turismo cada año y España es uno de las principales potencias mundiales, y ha subrayado la importancia de aprovechar todos los recursos y de procurar una actividad turística “sostenible y duradera”.

López-Asenjo ha incidido en la necesidad de aprovechar “de una forma inteligente” los fondos europeos destinados al sector pesquero para tratar también de diversisificar la actividad, y ha subrayado en ese sentido la riqueza de la biodiversidad en España y la importancia de la red Natura 2000.

Para el subdirector general de Medio Natural del Ministerio, Miguel Aymerich, el turismo y la conservación “son aliados”, y ha destacado la importancia que tiene el turismo de naturaleza para dinamizar zonas rurales muy deprimidas y despobladas.

Aymerich ha subrayado la importancia de impulsar actividades turísticas en espacios de la red Natura 2000, y se ha mostrado convencido de que el logotipo que identifica a estos espacios se va a consolidar como un distintivo que identifique “lugares que merece la pena ser visitados”.

El gigantesco patrimonio cultural marinero español

El responsable ministerial ha recordado que para alcanzar esos objetivos el Gobierno ha impulsado el Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad, y ha destacado la importancia que el Ejecutivo concede a esta iniciativa para generar riqueza y empleo en las zonas rurales.

El director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio, José Vicente Palmero, ha incidido en las sinergias entre los recursos pesqueros y los naturales y ha destacado la importancia del patrimonio cultural marinero en España (edificios, museos, cofradías, gastronomía, artesanía o instalaciones acuícolas) y las oportunidades para diversificar el sector.

En la jornada ha intervenido Virginia Fernández-Trapa, representante de la Organización Mundial del Turismo, quien se ha referido a la celebración (2017) del Año Internacional del Turismo Sostenible y a la importancia de desvincular el crecimiento económico ligado al turismo del creciente uso de los recursos naturales. EFEverde