Montoro de Mezquita, pequeña pedanía de Villarluengo, donde apenas viven seis habitantes, atesora rincones espectaculares. Muchos son sobradamente conocidos, los Órganos de Montoro, la ermita de San pedro de la Roqueta, donde van en romería Villarluengo, Pitarque y Montoro, las pinturas Rupestres del Cantalar… Pero hay otros, como los estrechos y el valle de Valloré que eran bastante desconocidos por ser casi inaccesibles. Un sendero, el PR TE 81, tras un ascenso exigente no apta para personas con vértigo,  subía desde el pueblo hasta el Mirador de Valloré, desde el cual se disfrutaba de unas vistas del valle y de los estrechos y paredones rocosos impresionantes. Pero hasta ahora este valle solo era accesible a través del río.

El Guadalope se encaja en Aliaga después de unir sus aguas con las del Val de Jarque. Atraviesa una bellísima zona de estrechos entre Aliaga y Montoro, donde el valle se abre para ofrecer una estrecha pero fértil huerta, volviendo a encajarse en numerosas hoces y gargantas hasta el Embalse de Santolea.

Con esta actuación se ha abierto el primer estrecho de Valloré, el que lleva hasta el valle. A él se llega saliendo desde las eras del pueblo, bien hacia el mirador, bien hacia el rio y, tras recorrer un kilómetro, se llega al estrecho, ahora accesible gracias a los casi doscientos metros de pasarelas con los que se ha salvado el paso. Recorriendo estas pasarelas se puede llegar hasta el valle, y hasta el segundo estrecho, donde le río Guadalope se abre paso entre los verticales estratos calizos por el lugar más estrecho y angosto de todo su recorrido. El pozo Valloré es un espectacular tajo de apenas tres metros de ancho y una longitud de casi doscientos metros, abierto entre paredones que superan los cien metros de alto.

Es un entorno que no deja indiferente, por las impresionantes paredes verticales, las formaciones geológicas, la vegetación ribereña, la calidad de las aguas y la fauna del entorno.

Ahora mismo la voluntad de las autoridades de la comarca es continuar con actuaciones que pongan en valor este impresionante rincón del Maestrazgo, abriendo el segundo estrecho para poder cruzar al siguiente valle que lleva al estrecho de Bocainfierno, ya en Aliaga, además de otros espacios que hasta ahora también son desconocidos y que son de gran belleza.

Esta actuación ha sido posible gracias a una ayuda del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE). Ha tenido un costo de 24.200 € y ha sido ejecutada por la empresa Vía Libre, Alternativas Verticales.

+info www.comarcamaestrazgo.es

Foto de portada: Estrecho de Valloré, Maestrazgo