Susana Fernández, “Susana F”, ha vuelto a la primera línea en Factory 240 de Bilbao, tras un tiempo alejada de la escena artística. La artista leonesa ha colgado en este escenario multialternativo la obra en la que ha trabajado sin descanso durante este último año. Pintura que invita al espectador a reflexionar sobre la tradicional, la del caballete. Y ahí permanecerá hasta finales de octubre

León – 25 SEP 2015 – Camino Sayago (Tam Tam Press)

La última exposición tuvo lugar en el Centro de Historia de Zargoza, en 2007, en la colectiva“Accidente”. Desde entonces Susana F, no había vuelto a mostrar su obra. Su regreso, después de casi una década, coincide con la puesta en marcha de Factory 240, un nuevo espacio alternativo, de estética industrial, inaugurado recientemente en el Ensanche de Bilbao,  próximo al museo Guggenheim. Es un gran local de 240 metros cuadrados dedicado a la moda, el diseño y el arte. Y en este enclave, que une el shopping con el arte más vanguardista, la artista leonesa presenta 13 cuadros al óleo bajo el título“Pinturas 2014 -15”. El título, que hace alusión a la pintura de caballete, resume su último trabajo con el cual ahora recobra protagonismo en la escena artística. En esta obra, asegura que se plantea problemas puramente pictóricos, “llegando, tras una evolución en cada cuadro, a la abstracción”.

Susana Fernández, “Susana F”

Susana Fernández, “Susana F”

Tras la etapa anterior en la década del 2000, de estilo cubista, Susana F reemprende su trayectoria con unas pinturas de pequeño formato a las que denomina “No Picasso tour”, incluídas también en esta exposición. El lema ya anunciaba un cambio. “Llevaba tiempo con ganas de ponerme a pintar. Para mí la pintura no es un hobbie, es una necesidad, una pulsión en la que no busco lo comercial.”

“Antes era más expresionista”, subraya, ” me dejaba llevar por los sentimientos, por la intuición. Luego me volví más estructural y abandoné las referencias de la cultura de masas para volcarme más en la composición de ritmos orgánicos, en contradicción con el plano. Ahora experimento con ritmos lineales diferentes, buscando el equilibrio en la verticalidad a base de líneas, pinceladas vibrantes y en los ángulos rectos. Y miro al pasado con nostalgia, introduciendo gamas cromáticas empleadas en los fondos de las viñetas del dibujante Ibáñez, así como algún elemento gráfico de los tebeos.”

En “Pinturas 2014 -15” aparecen personajes de cómic perdidos y desorientados entre la amalgama de líneas y colores. Son personajes secundarios y desconocidos para las actuales generaciones, pero que evocan toda una época. En sus primeras obras de principios de los 90, Susana F ya había utilizado personajes de los dibujos animados de Walt Disney y Hanna Barbera. “También he trabajado las diferentes texturas de tonos degradados donde flotan y se acumulan líneas firmes, pinceladas anchas, trazos multicolores o escalas cromáticas. Pintura lenta y pintura rápida”.

El kitsch y la mezcla de estilos son otros de los aspectos que esta leonesa no ha dejado de lado en esta última serie. Hace uso de imágenes de calendarios para pintar los fondos, y sobre ellos aplica distintas capas y elementos. Distintas velocidades, trazos, salpicaduras, spray, formas geométricas, líneas verticales y colores grisáceos que conviven con destellos de colores vivos. “Invito al espectador a que reflexione sobre la pintura tradicional de caballete”.