La NASA estudia desde finales de los años 70 el casquete polar ártico

Madrid – 5 FEB 2015 – INT

Con ayuda de imágenes de satélite y de gráficos, los investigadores han podido reconstruir la evolución del hielo a lo largo de los años. Al parecer se funde a mucha velocidad. La banquisa podría desaparecer en verano a partir de 2016.

En septiembre, la banquisa es cuando está más presente cada año. Sin embargo, cartografiando anualmente el hielo desde 1979, la NASA se ha dado cuenta de que se reduce de un 13 por ciento al año. Según el organismo americano, se puede atribuir es el deshielo al calentamiento climático, a pesar de que las variables naturales también se deben tener en cuenta.

La banquisa es fruto de una reacción en cadena. Al fundirse el hielo deja de hacer pantalla frente a la radiación solar. El océano, entonces se ve expuesto, se calienta y favorece a su vez el deshielo. A este fenómeno se añaden las temperaturas anormalmente calientes a lo largo de estos últimos años, si la banquisa continúa fundiéndose a este ritmo, los expertos estiman que podría desaparecer definitivamente en verano a partir de 2016.​

Artico desde espacio