El sector de la bioenergía en Castilla y León sigue creciendo ya que en el último año el empleo se ha incrementado un 25 % al superar los 1.500 trabajadores

Valladolid – Redacción – 24 OCT 13

Además, el sector ha experimentado un destacado crecimiento en la potencia instalada de un 46 % en 2012 sobre el año anterior, y de un 78 % en 2013, previendo para este año los 485 megavatios.

Bioenergia

Bioenergia

La Comunidad cuenta ya con cerca de 4.400 instalaciones de bioenergía para la producción de electricidad, energía térmica y la generación de biocombustibles y ocupa el segundo puesto en el ranking, por detrás de Andalucía, en producción de biomasa térmica, triplicando la potencia acumulada respecto a la siguiente en la tabla, Cataluña. El incremento ha sido constante tanto en el número de instalaciones, como en la potencia acumulada y en todos los sectores (industria, agroganadería, ocio, edificios públicos…). Destaca el incremento en el número de instalaciones en bloques de viviendas (79 bloques de viviendas y cerca de 30 MWt (megavatios térmicos de potencia), representando casi un 40 % de la potencia instalada en el ámbito doméstico en el conjunto de España y previéndose un aumento con la nueva normativa de Calificación Energética de los Edificios.

Castilla y León ocupa el séptimo puesto en el conjunto nacional en generación eléctrica con 12 instalaciones y una potencia de 25 MWe (megavatios eléctricos): 2 plantas de biomasa sólida en Soria y Briviesca (20 MWe) y 10 plantas de biogás asociadas a los CTR (5 MWe). Esta producción se verá notablemente incrementada en los próximos meses con el inicio de actividad de la planta de Gestamp en la Ciudad del Medio Ambiente (17 MWe).En cuanto a la producción de pelets y astilla como combustible, la capacidad de producción asciende a 200.000 toneladas al año, lo cual excede la capacidad de consumo en la Comunidad, lo que hace que las empresas vendan fuera de Castilla y León e incluso exporten. Además, están implantadas en la comunidad 5 plantas (1 bioetanol + 4 biodiesel) para generar biocarburantes.

Castilla y León se sitúa en los primeros puestos, el quinto a nivel nacional, respecto al número de municipios que cuentan con al menos una instalación de biomasa -cerca del 37 % (830) de los municipios de Castilla y León- y fundamentalmente en edificios y dependencias públicas (administrativos, colegios, residencias, instalaciones deportivas…).

Es más, Castilla y León es un referente en el sector de la Bioenergía por su enorme potencial ya que ess la mayor comunidad autónoma en superficie agrícola con 47 % y forestal 51 % con una disponibilidad de materia prima (residuos agrícolas y forestales) susceptible de ser destinada a fines energéticos y que superan los 70 millones de toneladas de biomasa al año.