Sencillos, cotidianos y entrañables como su autora, así son los poemas de La Campesina

Huétor Tájar – Redacción – 16 OCT 13

Jacinta Ortiz Mesa, “La Tilli” nació el 15 de octubre, un día nublado de la posguerra. Su madre la parió en el campo sin ayuda de nadie, y así transcurrió su infancia, en soledad, acompañada únicamente por los animales que guardaba. Nunca acudió a la escuela y aprendió a leer y escribir siendo ya adulta. Se casó con 21 años y enviudó a los 32 con cinco hijos a su cargo

Porta de libro de poemas "La campesina"

Porta de libro de poemas “La campesina”

Esta campesina ha pasado su vida trabajando en las fincas de su pueblo natal, Huétor Tájar, para proporcionar a sus hijos la educación que ella nunca tuvo.

Entre faena y faena, sacó tiempo para dar salida a una inquietud profunda, escribiendo poemas inspirados en sus experiencias diarias.

Años después, y asesorada por una buena amiga, se ha decidido por fin a publicar La Campesina, el poemario que recopila ilusiones, miedos, esperanzas, angustias y, en resumen, el sentir de esta mujer sencilla y entrañable que, a pesar de haber tenido una vida dura, se siente satisfecha de su labor y de los hijos buenos que ha criado.

¡ME TOCÓ!

¡Mis niños ya se han casao!
y han dao con buena gente.
Son mis nueras fabulosas
y mis yernos excelentes.

Ahora los veo felices,
y ellos viven encantados
están criando a sus hijos
como ellos no se han criado.

La campesina sola los ha criado,
la vida ha venido así,
aunque ella no se lo ha dado,
todos tienen pa vivir
porque de ella se han copiado.

Yo de verlos, soy feliz
porque eso es una gloria
pero ahora les voy a decir
como Paco Martínez Soria
¡ahora me toca a mí!

+info http://grupodauro.com