El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS), Francisco Marín, ha anunciado la creación de una comisión técnica para ejecutar actuaciones de protección en los márgenes del río Cúa a su paso por el municipio de Carracedelo

Carracedelo – 23 ENE 2015 – Redacción

Un grupo de trabajo que tiene como objetivo detectar los puntos más conflictivos en relación a las crecidas del cauce para impulsar obras, acordes con el nuevo Plan Hidrológico, y que eviten las posibles inundaciones.

De este modo, la comisión contará con representantes del organismo regulador de la cuenca del Sil, del Ayuntamiento de Carracedelo y de la comunidad de regantes. «Se trata de terrenos rústicos, pero queremos analizar dónde se producen con mayor frecuencia las crecidas para minimizar sus efectos en las huertas de la zona», afirmó Marín, que recordó que el propósito es además proteger las obras de concentración parcelaria que se están llevando a cabo en Carracedelo y que afectan a 760 hectáreas, buena parte del terreno, próximo al río.

Río Cúa a su paso por Carracedelo / Foto de Bierzonatura

Río Cúa a su paso por Carracedelo / Foto de Bierzonatura

El presidente de Confederación visitó el pasado miércoles los trabajos en el municipio berciano ya que, a su juicio, «es importante ver en persona el problema real para comprenderlo y poder aportar soluciones concretas».

Asimismo, Marín aprovechó su viaje a la comarca para comprometer una inversión de 100.000 euros para llevar a cabo pequeñas obras en la localidad de Villaverde de la Abadía. Según explicó, se trata de eliminar obstáculos de dominio público hidráulico y de actuaciones de protección frente a las posibles inundaciones.

El vertido de El Bayo

La Confederación ha detectado altos niveles de materia orgánica en el vertido que hace varios días tiñó de azul el agua del arroyo del polígono de El Bayo. El presidente del organismo ha recordado que los técnicos aún están analizando los daños en el medio ambiente, a falta de conocer los resultados de la medición de materiales pesados. No obstante, asegura no poder aportar más datos sobre el expediente sancionador que está siendo estudiado por efectivos del Seprona.

Marín se reunió además con la Mancomunidad de Saneamiento para buscar solución al problema del exceso de entrada de agua limpia -no residual- en la depuradora.