Un dato importante es que 15 de las 33 osas desarrollan su vida en territorio castellanoleonés y que, en concreto, diez de ellas en la zona occidental y cinco en la oriental, donde la población osera se habría duplicado en la última década

León – Redacción – 24 MAR 2014

El ámbito por el que se mueven las poblaciones puede afianzar el paso de ejemplares entre las dos subpoblaciones y que el oso ha ocupado antiguas zonas de cría como en la zona norte de la montaña de Riaño. En los últimos 20 años se ha pasado de hablar de la extinción  del oso pardo a constatarse la recuperación de la especie, todo ello ayudado por las acciones de protección y conservación y por la sensibilización de los ciudadanos.

La Güela y Jimena

En cuanto a los sucesos que se produjeron en los años 2011 y 2012, el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha citado tres casos. El primero fue el de ‘La Güela’ una hembra de oso pardo de edad avanzada que se localizó en julio de 2011 con “un cuadro de inanición” en la zona del parque natural de Fuentes Carrionas- Fuente del Cobre y que fue trasladada al parque de Cabárceno (Cantabria), donde falleció en 2012 tras un intento infructuoso de reintegración en su hábitat. Silván ha considerado que se trató de una muerte natural de un ejemplar “de avanzada edad”.

Osos y oseznos - Foto de dutops.net

Osos y oseznos – Foto de dutops.net

En cuanto a la muerte de ‘Jimena’, la cría de oso hallada en solitario en una carretera entre Palacios del Sil y Villablino (León) en abril de 2012, ha lamentado que pese a que “se hizo todo lo posible” y pese a los “esfuerzos” de los profesionales de conservación natural, el animal falleció por un cuadro de “estrés” cuando se la trasladaba en camión para su reintegración al hábitat natural.

Finalmente, ha citado el caso del oso herido por un disparo durante una batida de jabalí en Polentinos (Palencia), y ha detallado que por el momento no se tiene constancia de que el ejemplar falleciera pese a que se llevó a cabo un dispositivo de vigilancia intensiva en la zona durante varias semanas. Finalmente, pese a que los hechos fueron denunciados, el Juzgado acordó el sobreseimiento.