La Estación Biológica Internacional (EBI) ha remitido varias cartas al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y al presidente de la Junta de Castilla y León entre otros responsables públicos, en las que denuncia la situación de degradación del lago de Sanabria

Sanabria – Redacción – 11 FEB 2014

Además, la organización ha remitido también misivas a enviado estas cartas al presidente de la Diputación de Zamora, a la subdelegada del Gobierno en Zamora y al Procurador del Común de la comunidad autónoma.

En la carta asegura que, tras haber realizado un nuevo análisis de la situación, se siguen produciendo vertidos sin depurar al lago de origen glaciar y que éstos están geolocalizados y piden que estos servidores públicos intervengan de forma personal para “detener el grave daño” que se está produciendo a este ecosistema después de “meses de contradicciones y reconocimientos parciales” por parte de las distintas administraciones.

Lago de Sanabria, Zamora - httpketari.nirudia.com

Lago de Sanabria, Zamora – httpketari.nirudia.com

De este modo, la EBI asegura que “no desiste en mantener informadas a las dos principales autoridades con competencias en la crisis por contaminación del Lago de Sanabria”. A su juicio, los vertidos ilegales se mantienen desde hace meses por el “enfrentamiento y falta de acuerdo” para el Convenio entre Administraciones responsables que se firmó en 2001 y que “sigue pendiente de cumplimiento”.

Concretamente, denuncian que a pesar de que los “continuos reconocimientos parciales y contradicciones” entre administraciones que no hacen más que corroborar la denuncia de la EBI, los máximos responsables de aplicar medidas urgentes siguen “encubriendo” las deficiencias de depuración, así como el empobrecimiento progresivo de la biodiversidad del Lago, “conforme prueban los muestreos científicos oficiales de la Confederación Hidrográfica del Duero”.

Además, defienden la valía de sus acusaciones respecto a la situación del lago de Sanabria al considerar que sus datos son “evidencias científicas más que suficientes” que demuestran que se ha perdido el 99% de la biodiversidad y se ha producido desplazamiento de la diatomea tabellaria fenestrata al resto de especies de fitoplancton hasta valores residuales.

Defienden su valía

En la carta, la entidad muestra su sorpresa por que cuando la EBI inició su andadura en 2006, tanto el presidente de la Junta, como el ministro de Asuntos Exteriores de entonces de España y Portugal elogiaron el carácter privado y altruista de sus investigaciones mientras que ahora critican estas mismas características.

En este contexto, reclaman que “frente a evidencias científicas más que suficientes” estas los representantes públicos “cesen en sus denuncias, aludiendo al carácter privado de la investigación” y no coaccionen a la institución para que deje de cumplir con su obligación.

Asimismo, incluye en la correspondencia un mapa actualizado con cinco puntos en los que asegura que se siguen arrojando aguas fecales sin ningún tipo de depuración.

Ante esta situación, la EBI considera que frente a estas evidencias no cree que “la forma correcta” de afrontar el interés común en este ecosistemas sea negar el problema y provocar el desencuentro con la estación o con su equipo de científicos “coaccionándoles” para que dejen de cumplir con su obligación legal y social de “detener un desastre medioambiental sin precedentes” en el Lago de Sanabria, un espacio protegido por las figuras de Red natura 2000, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC).