Si por algo destaca la provincia de Palencia a nivel turístico, es por la huella que dejaron estos pobladores durante su estancia en las villas de La Olmeda, en Pedrosa de la Vega y La Tejada, en Quintanilla de la Cueza.

Pedrosa de la Vega y Quintanilla de la Cueza se erigen como atractivos turísticos de primer orden a nivele internacional, gracias al hallazgo en sus tierras de dos villas romanas, La Olmeda y La Tejada, respectivamente.

Javier Cortes Álvarez fue el descubridor en 1968 de la Villa Romana La Olmeda, ubicada en Pedrosa de la Vega, en unos terrenos de su propiedad, y se entregó en cuerpo y alma a su excavación y estudio y de conservar los primeros mosaicos, hasta su posterior cesión a la Diputación palentina, al comprobar la envergadura de su descubrimiento. Dos años más tarde, se descubría en Quintanilla de la Cueza la Villa La Tejada, una explotación agrícola habitada desde el siglo I d. C. hasta principios del siglo IV d.C. y declarada Bien de Interés Cultural el 2 de octubre de 1995.

Ambas villas son visitables y disponen de guías para descubrir de primera mano los secretos que guardan.

Villa romana de La Olmeda

Con casi 41.000 visitantes en lo que va de año, La Olmeda está considerada como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo romano hispánico, fue catalogada como Bien de Interés Cultural el 3 de abril de 1996. Se trata de una gran mansión datada del Bajo Imperio, que consta de un edificio principal de planta cuadrada flanqueada por dos torres, además, se dispone en torno a un patio central y peristilo abiertos a distintas dependencias, en su mayoría con mosaicos.

Las diferentes salas conservadas llaman la atención de los visitantes al albergar hermosos mosaicos. Muchos no se creen que haya tal cantidad y en tan buen estado de conservación, comenta el guía Luis Ángel Arribas, para el que enseñar la villa cada día es un privilegio y un tesoro.

Mosaico que narra un episodio sobre Ulises en Skyros en La Olmeda (Pedrosa de la Vega, Palencia)

Mosaico que narra un episodio sobre Ulises en Skyros en La Olmeda (Pedrosa de la Vega, Palencia)

El salón principal alberga en muy buen estado uno de los principales mosaicos del mundo romano donde se pueden observar dos escenas. Una de las cuales narra un episodio sobre Ulises en Skyros junto a una serie de retratos atribuidos a los dueños de la mansión. Piedras de diminuto tamaño y una gran diversidad de colores que se ordenan de manera armoniosa hasta formar escenas en 175 metros cuadrados. Cazadores a pie y a caballo que acosan a diversos animales, héroes de la antigüedad clásica que relatan sus viejas leyendas son algunas de las historias allí dibujadas. Además, aparece un friso entre ánades silvestres heráldicos y delfines, donde los dueños del palacio se inmortalizan de nuevo en retratos, una culminación del arte del mosaico.

Para dar a conocer sus particularidades, la Diputación de Palencia, propietaria de ambos yacimientos arqueológicos, ha organizado en la Villa Romana La Olmeda desde el mes de abril un amplio abanico de actividades inscritas en el programa ‘Cultura a la Romana’.  Pequeños y mayores han podido disfrutar de actividades como el teatro clásico de ‘La tragedia de Antígona’, talleres de cocina romana, talleres para niños y de matemáticas, campamentos para ‘pequeños arqueólogos’ e incluso exposiciones culturales. Hasta el mes de diciembre La Villa continuará con sus propuestas, entre ellas los talleres de mosaicos y las conferencias sobre cocina en septiembre; el II Certamen Nacional de Relato Histórico La Olmeda y la IV Muestra Internacional de Cine Arqueológico, en octubre y los talleres de mosaicos en noviembre y diciembre.

Los visitantes se muestran curiosos al contemplar las estancias y sobre todo preguntan por el nombre dado a la villa. Incluso el afán por entrar cuanto antes provoca que algún atrevido pretenda “colarse” con las excursiones concertadas, como aclara el guía.

A pesar de ser un particular el primero en trabajar en la conservación de la Villa, en 1980 fue donada a la Diputación palentina para la creación del Patronato de la Villa Romana La Olmeda. Fue en este año también cuando la institución otorgó la Medalla de Oro de la Provincia al descubridor, Javier Cortes Álvarez de Miranda. Las mejoras a la hora de visitar el yacimiento llegaron entre 1981 y 1984, cuando se construyó una pasarela que permitía recorrer las estancias. Al mismo tiempo se llevó a cabo la restauración de la iglesia de San Pedro y la adecuación del Museo Monográfico de la Villa.

En cuanto a los galardones que ha recibido esta edificación cabe señalar la mención especial en los Premios Europa Nostra en 2010. Este año también fue finalista Piranesi del Premio de Roma y participó en la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. Un año más tarde fue nominada al Premio Mies van der Rohe y finalista del Dedalo Minosse. En 2015 Javier Cortes Álvarez recibió la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes a título póstumo. Mientras que en 2016 ha sido galardonado con el Premio Eduardo Torroja de Ingeniería y Arquitectura por el Ministerio de Fomento, además de recibir el IV Premio Zamora-Protohistórica al Patrimonio Arqueológico y Cultural.

Villa romana de La Tejada en Quintanilla de la Cueza (Palencia)

Villa romana de La Tejada en Quintanilla de la Cueza (Palencia)

En cierta manera para descubrir esta villa no es necesario moverse del sofá de casa, aunque en el mes de agosto se han acercado hasta aquí 9.400 personas, tan solo se necesita un ordenador o un Smartphone conectado a internet para realizar el recorrido virtual creado por la Diputación y que se puede encontrar en la página web de La Olmeda. De forma interactiva y a la carta, la institución se suma a la difusión a través de las nuevas tecnologías y acerca al visitante al yacimiento de una manera impactante. Esta villa también se ha propuesto facilitar su visita a los jóvenes, pues hasta el 30 de septiembre, cada miércoles, la entrada será gratuita para los menores de 26 años, gracias a la iniciativa de La Olmeda Joven, consolidada un año más tras haber recibido 334 visitantes.

Villa romana de La Tejada

Por otro lado, a su paso por Palencia, el Camino de Santiago atraviesa la localidad de Quintanilla de la Cueza, por lo que es indispensable hacer un alto en el camino para conocer la villa de La Tejada, que vio su esplendor en el siglo II. Su nombre proviene del antiguo pago en que fuera descubierta cuyo topónimo se correspondía con ‘pago de la Tejada’. Los turistas se sorprenden al ver este yacimiento arqueológico porque no esperan encontrar en medio del campo una villa con tanta riqueza en mosaicos y con el sistema de calefacción que posee, aclara Miguel Pedrejón, guía turístico de la Tejada.

Todos aquellos que decidan visitar este yacimiento podrán trasladarse al pasado esplendoroso de la villa en la época tardo-romana al observar los sistemas de calefacción, los restos de cimentación y los arranques de diversas salas, en su mayoría enriquecidas por los mosaicos que albergan. Este complejo aun no ha sido excavado en su totalidad, pero hasta lo que se conoce ha permitido encontrar cerámica fina de mesa, terra sigilata de los siglos III y IV y diversas monedas acuñadas entre los siglos I al IV. Entre sus mosaicos destacan los de hojas cuatrípetas, el de las cuatro Estaciones con bustos de cada una de ellas, el mosaico de octógonos y óvalos, el de los nudos de Salomón, el de las esvásticas, el de los Peces, el de Neptuno y el de Leda. “Al verse fragmentado te facilita imaginar cómo eran antes los sistemas de calefacción, los baños y los espacios de recreo”, menciona con alegría el guía.

Además, han visitado La Tejada desde el mes de enero más de 2.000 personas, en su mayoría extranjeros que, como aclara Miguel Pedrejón, llegan hasta aquí con sus caravanas. Son muchos también los turistas de otras comunidades autónomas, como Asturias, País Vasco y Cantabria. Sin embargo, a pesar del elevado número de turistas que pasean por estos mosaicos, el guía considera que es un lugar menos conocido que La Olmeda, por lo que son menos los que acuden a visitarla.