Castilla y León es la comunidad con más explotaciones de titularidad compartida, 50, pero sólo hay 118 en España, lo que demuestra que “algo está fallando”, según la presidenta de Amfar

Valladolid – 9 MAR 2015  – Redacción

Fuentes de la Consejería de Agricultura y Ganadería destacaron este sábado que la Junta ha facilitado la creación de 3.195 empleos para las mujeres en el medio rural entre 2007 y 2014, cifra que representa un 37 por ciento del total de puestos de trabajo generados en este ámbito, 9.568. Además, se mostró “convencida” de que los resultados mejorarán con las ayudas y nuevas “medidas de prioridad” introducidas en el programa de desarrollo rural 2014-2020 para favorecer la incorporación de mujeres y jóvenes.

En el citado periodo 2007-2014, las ayudas que favorecieron la creación de empleo en la comunidad ascendieron a 758 millones de euros con las líneas destinadas a la incorporación de jóvenes, el fomento del cooperativismo, el auxilio de inversiones de la industria agroalimentaria o el desarrollo de proyectos a través de grupos de acción local.

mujeres-en-el-medio-rural

Respecto a los expedientes de titularidad compartida en las explotaciones, la Consejería apuntó que casi la mitad (50) de los 118 que se han tramitado en el conjunto de España desde 2012 corresponden a Castilla y León, algo que “no es casualidad”, subrayó para atribuirlo a una regulación autonómica que “ha permitido que las mujeres compartan la ayuda pública con los hombres”. Se trata de una opción disponible para matrimonios, parejas de hecho o similar para gestionar de manera conjunta sus explotaciones.

No obstante, la presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (Amfar), Lola Merino, reconoció que “algo está fallando” cuando en el conjunto del país sólo se han registrado 118 explotaciones de titularidad compartida, situación que apuntó que ya se está revisando con el Ministerio del ramo.

Con el objetivo de “dar pasos” hacia el aumento del empleo femenino en el sector agrario, entre otras metas, recordó Clemente que se aprobaba “hace ahora un año” la ley agraria de Castilla y León, donde las mujeres “ocupan una prioridad” para acceder a muchas de las líneas dispuestas. Así se ha facilitado que ambos cónyuges perciban la ayuda de primera instalación, aun tratándose de la misma explotación.

“Prueba” de esa creciente incorporación a la actividad agraria es que desde 2007 las mujeres que realizan la declaración de ayudas PAC (Política Agraria Comunitaria) han aumentado un 14 por ciento, al pasar de 23.000 a 26.000 expedientes, aproximadamente.