Una de las tradiciones más singulares de Utrera, como es la peculiar forma de hacer sonar las campanas que tienen sus campaneros, va a ser recogida en el Atlas del Patrimonio Inmaterial de Andalucía

Sevilla – 14 AGO 2015 – Redacción

A lo largo del año las campanas de Utrera suenan de una forma muy especial en determinados días, es el caso del propio miércoles de ceniza, la fiesta del Corpus o la Virgen de agosto. Los vivitantes pueden vivir de cerca lo que es un repique de estas características, concretamente en la torre de la iglesia de Santa María de la Mesa, donde los campaneros de la localidad siguen manteniendo una tradición que tiene cientos de años de historia y que ha sido conservada de generación en generación.

«Pudimos asistir a una interesante función en la que era palpable la identificación de este grupo con este saber tradicional y el sentimiento de cohesión  que existe entre ellos en el momento del toque. Distintas generaciones de campaneros, ya no profesionales, ponían en práctica sus conocimientos para hacer sonar las nueve campanas de la Iglesia de Santa María de la Mesa aplicando sus precisas técnicas y saberes», han comentado algunos visitantes a la ciudad.

Campaneros de Utrera

Campaneros de Utrera

La singularidad del toque de las campanas de Utrera, que según la asociación de Campaneros de Utrera es único, consiste en la forma en la que voltean los bronces. Así existen técnicas como «echar una cuerda», «voltear una campana», «saltar las campanas» (hasta el poyete, el palo, el metal, los brazos o la cabeza), que son patrimonio exclusivo de la localidad.

Este Atlas tiene como objetivo la documentación de todo el patrimonio inmaterial de la comunidad andaluza, con el objetivo de apoyar a los colectivos que mantienen estas tradiciones y de salvaguardar estas curiosas técnicas que existen en todos los rincones de Andalucía. La asociación de campaneros de Utrera está llevando a cabo una campaña para que el toque de las campanas de Utrera sea declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco, por lo que la inclusión en este Atlas autonómico es uno de los pasos previos necesarios para seguir adelante con los trámites para conseguir el objetivo final.