A lo largo de este año se impulsará además la elaboración del III Plan Director de Cooperación para el Desarrollo 2017-2020, que contará con la participación de distintos agentes

Valladolid – 1 FEB 2016 – Redacción

La Consejería de la Presidencia ha presentado con detalle el presupuesto que se destinará este año a Cooperación para el Desarrollo, que superará los 4 millones de euros, así como las líneas de trabajo que se desarrollarán en esta materia. En este sentido, ha destacado el compromiso de la Comunidad con estas políticas, ya que es el tercer año consecutivo en el que se incrementan estas partidas.

La Consejería de la Presidencia ha señalado que el montante destinado a proyectos y microacciones en el exterior ha experimentado este año un ligero incremento hasta los 3.645.000 euros. Este importe se dedicará a apoyar intervenciones que mejoren las condiciones de vida y el desarrollo sostenible de la población de los países empobrecidos, garantizando la sostenibilidad económica, social e institucional de las intervenciones, en el marco de ayudas económicas no reembolsables.

Jóvenes solidarios

Se mantiene el presupuesto destinado a la atención a las crisis humanitarias, dotado con 140.000 euros, con los que se pretende atender tanto las situaciones de emergencia provocadas por conflictos o desastres naturales, como la atención a las crisis cronificadas, que se articularán mediante intervenciones a través de organismos e instituciones especializados en la acción humanitaria.

Las acciones que se desarrollarán en el apartado de educación para el desarrollo, entre las que destacan el Programa de Voluntariado en cooperación para el desarrollo de los empleados públicos, con una cuantía asignada de 30.000 euros, y el Programa Jóvenes Solidarios, cuyo importe asignado a la convocatoria es de 46.000 euros. También se convocarán los premios-subvención a proyectos de educación para el desarrollo en centros educativos de Castilla y León, con una dotación económica de 25.000 euros. Asimismo, se ofrecerá una beca de formación en prácticas por importe de 15.500 euros, con el objetivo de facilitar a personas en posesión de un título universitario la formación en educación para el desarrollo dentro de la Administración autonómica durante 24 meses. Estas líneas se completarán con acciones formativas dirigidas a los agentes de cooperación y con encuentros y jornadas de sensibilización para docentes y el conjunto de la ciudadanía.

III Plan Director de Cooperación para el Desarrollo 2017-2020

La Consejería de la Presidencia ha destacado que gran parte de los esfuerzos de la Consejería de la Presidencia se centrarán en impulsar la elaboración del III Plan Director de Cooperación para el Desarrollo 2017-2020. Así, ha puesto de manifiesto la voluntad de abordar la elaboración de este documento estratégico de manera participada, contando con la reflexión, implicación y participación de los distintos agentes de cooperación para el desarrollo de Castilla y León. Para ello, se ha acordado la creación de grupos de trabajo formados por representantes de los agentes que forman parte del Consejo de Cooperación.

Difundir y dar a conocer a toda la sociedad los Objetivos de Desarrollo Sostenible recientemente aprobados por Naciones Unidades es otro de los objetivos fijados para este año, así como colaborar con los agentes de cooperación para el desarrollo que efectúen acciones para su difusión.

38 proyectos en países empobrecidos en  2015

En la reunión del Consejo de Cooperación al Desarrollo de Castilla y León celebrada el pasado viernes se ha presentado también el balance de actividades de 2015, con una ejecución superior al 90 %.

La mayor parte del presupuesto del pasado año se destinó al desarrollo de 38 proyectos en 18 países empobrecidos por una cuantía de 3.545.000 euros, de un total de 103 solicitudes recibidas. A nivel sectorial, se mantuvo la distribución, tanto en lo referido a la Soberanía Alimentaria, con el 43,40 %, como en el cumplimiento del derecho humano al agua potable, con el 25,24 %. El resto del presupuesto se dedicó a los servicios colectivos de carácter básico, educación básica, acceso a servicios de salud, saneamiento y habitabilidad básica, junto a lo dirigido al emprendimiento.

Con respecto a la ayuda humanitaria, durante el año 2015 se concedieron cuatro subvenciones para responder a los diferentes contextos de crisis humanitarias cronificadas que han visto agravadas su situación, como es el caso de los refugiados sirios y del pueblo saharaui, así como para situaciones de emergencia, como la del terremoto de Nepal.

Por último, en el balance de 2015 presentado se recoge también la importancia creciente de la educación para el desarrollo, que ha supuesto la dedicación del 7,2 % de la AOD, y que se ha destinado a la promoción del voluntariado, a la formación de agentes, a proyectos de sensibilización en centros educativos o a la promoción de la solidaridad y el compromiso con los países empobrecidos entre la sociedad en general.  Son muchas las acciones que se realizan en este ámbito y que tienen un papel imprescindible en la promoción de una ciudadanía global corresponsable con los problemas del mundo.