El Gobierno de Japón está ultimando los planes para desembolsar una cantidad adicional de tres billones de yenes –22.335 millones de euros– para pagar las compensaciones a los evacuados y para cubrir el proceso de limpieza de la zona que rodea la central nuclear afectada de Fukushima

Madrid – Redacción – 14 NOV 2013

Este préstamo, adicional al inicial, supondría reconocer el aumento de los costes del proyecto así como la dificultad de reducir los niveles de radiación en las localidades cercanas a la zona donde tuvo lugar el peor accidente nuclear desde Chernóbil.

El nuevo programa de préstamos del Gobierno incrementará la cantidad destinada a los gastos de Fukushima hasta casi 60.000 millones de euros, según fuentes oficiales que han pedido mantenerse bajo el anonimato.

Entre los casi 60.000 millones de euros no se encuentran los costes del desmantelamiento de los seis reactores de Fukushima, un proceso que podría durar décadas.

Esta nueva financiación, que será revisada en el marco de elaboración del presupuesto ordinario, incrementará la cantidad destinada al pago para el personal encargado de descontaminar las zonas cercanas a Fukushuma hasta los 372 millones de euros.

El resto de la financiación que el Gobierno ha añadido para solventar las consecuencias del desastre de Fukushima servirá para sufragar los costes de creación de instalaciones de almacenamiento para los residuos radiactivos –entre los que se encuentra suelo y hojas recogidas de la zona de evacuación–.

Asimismo tendrá que ser suficiente para pagar las indemnizaciones de las más de 50.000 personas que tuvieron que ser evacuadas y que todavía no han podido volver a sus casas dos años y medio después del desastre.

Cambio de rumbo

El primer ministro japonés ha estado considerando un cambio de dirección en torno a la limpieza de Fukushima. Los diputados de su coalición han instado esta semana al Gobierno a que dé un paso atrás en sus ambiciones para la reducción de la radiación a través de un sistema de limpieza público y que empiece a pagar nuevas compensaciones a los residentes que no pueden volver a sus hogares.

La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO), propietaria de la central de Fukushima, seguirá siendo la responsable de sufragar los costes de las indemnizaciones y los pagos de limpieza de las áreas que rodean la central, según el marco impuesto por el anterior Gobierno.

El Ministerio de Medio Ambiente japonés ha contratado el trabajo de limpieza para las once localidades más contaminadas, con el objetivo de acercar la dosis media de radiación anual a los 20 milisieverts, cifra sugerida por el Centro Internacional de Protección Radiológica.