Hace falta mucho valor para saltar al ruedo de la innovación y el emprendimiento en estos tiempos

Madrid – 13 JUL 2016 – marcaespana.es

Pero eso es, precisamente, lo que nunca le ha faltado a Enrique Pena González, biólogo de formación y consultor de empresas de profesión, que decidió hace dos años y medio dar un vuelco a su vida para hacer realidad su sueño: tener su propia empresa para comercializar bebidas totalmente artesanales y realizadas con sumo cuidado, prestando atención a los más mínimos detalles. Así nació Vánagandr Destilerías, en Cambre, muy cerquita de A Coruña, dondevio la luz su primera creación: la ginebra Vánagandr Gin, que está cautivando a los especialistas de todo el mundo.

De momento, ya ha ganado una medalla de oro, en el World-Spirits Award celebrado en Austria. Y también, la medalla de bronceen la San Francisco World Spirits Competition. Mientras tanto, está a la espera de lo que suceda con la International Wine and Spirit Competition de Londres (hasta junio no se sabrá nada).

ginebra vanagandr

Pero su creador prefiere ser cauto: “Para alguien como nosotros, estos concursos internacionales dan un gran prestigio. Nos posicionan en el mercado nacional e internacional y es un orgullo tener estos reconocimientos y que se nos sitúe entre grandes profesionales del sector… Pero no nos podemos dormir en los laureles, hay que ser conscientes de dónde estamos y que queda mucho trabajo por hacer”.

Define su proyecto como el de una microempresa. Y no es para menos: “Lo he desarrollado íntegramente yo solo y en este momento sigo siendo mi único empleado; cuento con el apoyo y la ayuda puntual de mi mujer, que me ayuda de vez en cuando en algunas tareas si sus obligaciones en su empresa y como madre le dejan algún tiempo libre, que suele ser los fines de semana. Sin su apoyo esto tampoco habría sido posible”. Un emprendedor cien por cien.

Una ginebra artesanal

De lo que no puede evitar estar orgulloso es del producto que ha creado, una auténtica ginebra Premium, por su método de elaboración, los ingredientes y su diseño. Pero él sigue agarrado a la modestia: “ Primero, intento no utilizar la palabra Premium sino definir a mi ginebra como artesanal, ya que todo nuestro proceso es 100% manual, desde la destilación tradicional hasta el embotellado y etiquetado. Esto nos permite controlar exhaustivamente la producción y dotarla de la máxima calidad. Después, es cierto que he intentado hacer una ginebra diferente, pero ginebra al fin y al cabo. Con muchos otros matices, compleja pero redonda, sin que nada destaque especialmente, intentando que sea el conjunto el que hable… Mi única aspiración es que guste y el cliente se sienta satisfecho”.

Y ese conjunto habla por sí mismo: Estamos ante una de las más destacadas ginebras del mundo. ¿O no? “Tenemos y queremos ser testados en catas ciegas por los mejores, sólo de esa manera sabemos dónde estamos  y dónde nos podemos posicionar”, señala Pena, quien pone el dedo en la llaga a continuación: “Primero, hay que tener la valentía de presentarse al concurso y ser juzgado”.

La ginebra Vánagandr sólo lleva en el mercado apenas un año, desde mayo de 2015. Hasta el mes de abril de 2016, sólo se han embotellado 3.500 botellas, 8 lotes (440 botellas cada uno), a un precio de 31 euros unidad. Se puede adquirir a través de la web de la empresa, en la propia fábrica deCambre “y en cualquier Club del Gourmet de El Corte Inglés, así como en tiendas gourmet locales, en diversas poblaciones gallegas”, concreta Pena. El siguiente paso es la exportación: “En este punto todavía estamos trabajando, si bien se han establecido muchos contactos, todavía no han fructificado; esperamos que a lo largo de este año podamos hacer nuestra primera exportación”.

Un proceso complejo

¿Y de qué ginebra estamos hablando? Sin duda, de una muy especial, cuya elaboración final ha requerido y requiere de mucho tiempo, experimentación e inversión: “Es un proceso complejo y complicado ya que el método London Dry [el escogido para realizarla] te exige siempre una destilación en cada prueba, y eso lleva mucho tiempo y dinero hasta llegar a lo que tú estás buscando. Todas esas pruebas están apuntadas, pero no sabría decir cuántas hicimos concretamente… pero muchas”.

Y sin embargo, ahí está. Vánagandr. Creada a partir de los mejores alcoholes 100% de grano (trigo) de triple destilación, la inmejorable agua de Galicia y la mejor selección de botánicos. Tomen nota:  enebro y raíz de Angélica procedentes de Centroeuropa; canela y nuez moscada de Indonesia (cassia); raíz de orris (lirio) de Europa del Este; semilla de cilantro; piel de naranja dulce y piel de limón, de España; cardamomo verde guatemalteco; regaliz turco; canela de Ceylán y un ingrediente que pretendía ser secreto pero no pudo serlo, pimienta de Jamaica.

“Intentamos durante un tiempo mantenerlo en secreto, pero alguna de las características organolépticas de la ginebra sólo se pueden explicar y entender con este componente. Cuando buenos amigos experimentados catadores y expertas “narices” comenzaron a probarla, siempre surgía la pregunta: ‘¿matizáis con algo de pimienta?’, así que nos duró poco el secreto”, explica Pena. Aun así, aunque se sepan los componentes botánicos, “nuestra receta y proporciones son por supuesto secretos; además hay mil pequeños detalles en la elaboración que sólo sé yo”, confiesa.