La Navidad en Noruega dura más de unos pocos días: es toda una estación con rituales y preparaciones específicos. La nieve que cubre la mayoría del país y las largas noches añaden un toque mágico al espíritu de las fiestas.

Al igual que la mayoría de países, Noruega cuenta con tradiciones navideñas que no deberían perderse nunca.  La Navidad, llamada “jul” en noruego, en realidad precedió a la cristianización del país, y aunque no sabemos mucho sobre como los antiguos paganos la celebraban, sabemos que solían sacrificar animales y beber cerveza.  En otras palabras, sus rituales no eran muy diferentes de los nuestros.

Las preparaciones para la celebración actual empiezan a principios de diciembre, con el horneado de galletas de Navidad (siete tipos diferentes, como mínimo), la compra de regalos navideños y la menos divertida actividad de limpiar casas y apartamentos. Huelga decir que no es muy difícil ver a un noruego estresado y fuera de sus casillas en diciembre.

Pero los días previos a la Navidad son un tiempo para lugares y eventos íntimos y acogedores.  Una gran variedad de conciertos de Navidad se celebran en iglesias y salas de conciertos por todo el país, mientras que la celebración de Santa Lucía el 13 de diciembre es un momento especial para los niños en escuelas y jardines de infancia.

El día más importante, sin embargo, es la víspera de Navidad (24 de diciembre), cuando la mayoría de noruegos se reúnen en una gran cena familiar.  La cena generalmente consiste en ribbe (costillas de cerdo) o pinnekjøtt (costillas de cordero), o bacalao en algunas partes de Noruega. Numerosos restaurantes ofrecen estos platos en las semanas previas a la Navidad. Si quieres probar las galletas noruegas de Navidad, puedes buscar goro, krumkaker o berlinekrans en las panaderías y supermercados. Lee más acerca de la cocina noruega.

Algunos hoteles y restaurantes permanecen cerrados del 24 al 26 de diciembre, pero encontrarás muchos abiertos – al menos en las montañas y en las grandes ciudades. Y aunque la Navidad no dura hasta Semana Santa (como asegura uno de los villancicos tradicionales de Noruega), todo el mes de diciembre se caracteriza por un espíritu navideño único con la víspera de Año Nuevo como clímax final.

Auroras boreales desde Tromvik, Noruega

Auroras boreales desde Tromvik, Noruega / Cortesía de Anne Birgitte Fyhn

Compras navideñas en Noruega

Al igual que en muchos países europeos, la mayoría de pueblos y ciudades noruegas también ofrecen ferias y mercados de Navidad.

En la mayoría de poblaciones se decoran las calles con luces y guarnición, y algunas llevan esto todavía más lejos. En Bergen, por ejemplo, guarderías, escuelas, negocios y miles de personas han contribuido a la creación de un pueblo de pan de jengibre cada año desde la Navidad en 1991.

Una visita al pueblo de madera de Røros probablemente te pondrá de muy buen humor, mientras que la Casa de Navidad de Treegarden en Drøbak es la única tienda de navidad permanente en Escandinavia. Fuera de Oslo encontrarás Hadeland Glassverk, donde los visitantes pueden comprar cristal hecho a mano por artesanos locales.

Las auroras boreales

En 2009, la revista Travel & Leisure eligió a Tromsø como uno de los mejores lugares en el mundo para pasar la Navidad, también por la posibilidad de ver la aurora boreal.

Pero tendrás opciones de ver las auroras boreales en muchos destinos por encima del Círculo Polar Ártico, pero también incluso en la región de Trøndelag, en el centro de Noruega. Algunos barcos de crucero son conocidos por ofrecer viajes con temática de auroras boreales también durante las vacaciones navideñas. (visitnorway.es)