La organización recomienda aumentar la tributación del diésel hasta el nivel correspondiente a la gasolina

Madrid – 5 MAR 2015  – INT

España necesita integrar más el medio ambiente en su recuperación económica y tiene margen para elevar los impuestos medioambientales, dijo el lunes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe sobre el medio ambiente.

“España ha hecho importantes progresos en muchos aspectos en su desempeño medioambiental desde el año 2000. Sin embargo, dispone de margen para reforzar la aplicación de impuestos medioambientales y reducir los gravámenes sobre el trabajo con el fin de estimular el crecimiento económico”, dijo la OCDE en un comunicado tras presentar su último informe sobre Medio Ambiente para España.

gasolineras-diesel

La organización internacional que representa a las naciones desarrolladas destacó la mejoría de las perspectivas económicas para España, aunque destacó que el país debe acompañar su recuperación con la protección del medio ambiente. “Todo esto (recuperación) se tiene que hace en el contexto de una políticas respetuosas con el medio ambiente“, dijo el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en la presentación del informe en Madrid.

El Gobierno español prevé un aumento del 2,4% del PIB este año, anticipando una recuperación económica tras varios años de una grave recesión después de la crisis financiera global y el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007.

Los ingresos por impuestos verdes han caído en España al 1,6% del PIB, uno de los niveles más bajos de Europa

La OCDE considera que los ingresos por impuestos ambientales han caído en España a uno de los niveles más bajos de Europa, al 1,6% del PIB en 2012, mientras que la tributación del trabajo se ha incrementado.

La OCDE dijo que apoya una reforma que amplíe y aumente los impuestos medioambientales, mencionando como ejemplo un aumento del impuesto sobre el diésel hasta el nivel correspondiente a la gasolina y reduciendo la tributación del trabajo.

La organización también dijo que España podría simplificar más su regulación ambiental, que está ampliamente descentralizada en las comunidades autónomas, para aliviar la carga que pesa sobre las empresas y el gasto público sin poner en peligro el nivel de protección del medio ambiente.