Las Hurdes posee una gran riqueza natural y nos ofrecen numerosas zonas de baño donde poder aliviar las altas temperaturas del verano extremeño. A lo largo de los 5 ríos hurdanos existen numerosas pozas naturales para el baño

Cáceres – 26 JUN 2017 – Redacción

Pero hoy os vamos a hablar de Las Mestas que es una alquería perteneciente al municipio de Ladrillar en la mancomunidad cacereña de Las Hurdes.

En la entrada norte podéis ver la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Su edificación data de finales del Siglo XVII y fue mandada construir por los hermanos del cercano convento carmelita de San José en Las Batuecas.

Tampoco dejéis de ver el Enebro de Las Mestas que lo encontrarás justo al inicio de la subida al monasterio de los Carmelitas descalzos, en la Reserva Nacional de Caza de Las Batuecas y dentro del pueblo, en un altozano a la izquierda. En el pueblo se conoce como “El Pinterest o” a este ejemplar de unos 14 metros de altura, que puede considerarse uno de los más importantes de España.

Charco de La Olla en Las Hurdes

Charco de La Olla en Las Hurdes

Pero como estamos en verano, refréscate en el Charco de la Fuente, el Charco de la Serpiente, el Charco del Morenito o el Charco de la Mangá. Aunque el más conocido es el Charco de La Olla, situado junto al puente existente en la salida de la carretera que conduce hacia la localidad de Ladrillar.

Se trata de una piscina natural que el propio río ha escavado en la roca formando una especie de hoya, en la cual el agua se serena y tranquiliza, hecho que unido a las más de 12 horas diarias de sol que inciden sobre las aguas de este charco hacen que a pesar de tratarse de un río de aguas cristalinas de montaña, sus aguas estén calientes como en una olla, de ahí su nombre.

Junto a todo ello hemos de señalar que esta piscina dispone de un chiringuito que ofrece a los visitantes los servicios de bar, terraza, restaurante, zona de baile y aseos. Para aquellos que gustan de disfrutar de un día de campo, en las cercanías de la piscina también existen una zona de merendero provista de mesas, asientos, barbacoas, muy buena sombra, y una fuente de una exquisita agua, la fuente Jurdana.