La Ruta del Vino Ribera del Duero es la zona vitivinícola más visitada y ocupa también el primer puesto del ranking de Rutas del Vino que los enoturistas desearían visitar, según un estudio elaborado por ACEVIN a través del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España durante el último trimestre de 2015

Aranda de Duero (Burgos) – 7 SEP 2016 – Redacción

Así, un 37,3% de los encuestados asegura haber estado en la Ruta del Vino Ribera del Duero convirtiéndose, de esta manera, en la más visitada de las 25 Rutas del Vino certificadas que existen en el país. La más visitada y la más deseada porque, a su vez, la Ruta del Vino Ribera del Duero es la opción número uno para los enoturistas: un 39,4% eligen la Ruta del Vino Ribera del Duero como la zona vitivinícola que les gustaría visitar, posicionándose en primer lugar por delante de Rías Baixas y Rueda. Esto se traduce en que 4 de cada 10 enoturistas prefieren visitar la Ruta del Vino Ribera del Duero por delante del resto de opciones.

El presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero, Miguel Ángel Gayubo, ha analizado los buenos datos obtenidos en el informe. “Nos movemos en la buena dirección, también gracias a la calidad de los vinos y al prestigio de la Denominación de Origen Ribera del Duero y al impulso que está dando la Junta de Castilla y León para promocionar el Enoturismo de la región”. Según sus palabras, las perspectivas son buenas, aunque lo importante es seguir trabajando. “Son buenos datos, pero hay que continuar trabajando para mantener y mejorar estos resultados, ser incluso más ambiciosos y así seguir creciendo siempre con la calidad como objetivo principal”.

Bodega de la Ruta del Vino Ribera del Duero enoturismo

Bodega de la Ruta del Vino Ribera del Duero

Diez años de crecimiento

La Ruta del Vino Ribera del Duero continúa incrementando su número de adheridos. Durante el último trimestre de 2015, se incorporaron 18 empresas, alcanzándose así las 95 empresas participantes. A esta cifra, hay que sumarle los 19 museos y las 5 oficinas de turismo participantes; en total, 119 adheridos que ofrecen 120 servicios y 146 opciones de ocio.

Una cifra que seguirá incrementándose en los próximos meses ya que, en estos momentos, 27 establecimientos están siendo auditados para formalizar su adhesión a la ruta. A mediados de abril se comenzará a reeditar el material promocional para incorporar a los nuevos adheridos y planificar las nuevas fases de señalización.

En 2016, la Ruta del Vino Ribera del Duero celebra su décimo aniversario y, además de varios eventos por todo el territorio se pondrá en marcha el Bus del Vino. Durante este año también, se continuará trabajando para incrementar el turismo enológico, prestando una especial atención al turismo familiar, con el objetivo de que los más pequeños vivan experiencias de aprendizaje del mundo de la viticultura.

La Ruta forma parte de la iniciativa Enoturismo de Castilla y León, bajo la que esta comunidad está promocionando su riqueza y oferta enoturística. Cabe destacar que Castilla y León es la comunidad con más Rutas del Vino certificadas de toda España (Ribera del Duero, Arlanza, Bierzo, Cigales y Rueda). Fruto del esfuerzo realizado por las mismas y gracias al apoyo a la promoción de Enoturismo Castilla y León, la región continúa cosechando buenos datos.

El enoturismo, un turismo en alza

Según la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), el incremento de los visitantes a las Rutas del Vino es constante, pasando de los 1.198.999 del 2008 a los 2.124.229 en 2014, último año del que se tienen datos.

El informe “Análisis de la Demanda Turística en las Rutas del Vino de España”, realizado por la misma asociación, traza un perfil del enoturista, que lo sitúa en una franja de edad entre los 36 y los 45 años y con un equilibrio entre hombres y mujeres. La mayor parte de ellos acuden en pareja o en grupos reducidos de amigos, aunque últimamente está creciendo el turismo familiar.

En cuanto a los datos económicos. El gasto medio diario por visitante se ha incrementado notablemente en los últimos años, pasando de 85,3€ (2013), a los 133,98€ del último estudio. La estancia media en la ruta elegida es de 2,07 días, con lo que el gasto medio por estancia en las Rutas del Vino es de 277,34€.

La motivación principal del viaje es el enoturismo y las actividades relacionadas directamente con el enoturismo son las preferidas por los visitantes: un 84% visita bodegas y el 63,8% compra vinos, aunque también los visitantes aprovechan para disfrutar de la gastronomía local (62,1%). Las razones para elegir uno u otro destino son varias, aunque prima la calidad de los vinos (54,8%), sus bodegas (49,4) y el prestigio de la zona o ruta enoturística (44,4%) y, en cuarto lugar, la localización.

Los enoturistas terminan satisfechos de su visita. Su nivel de satisfacción alcanza los 8,22 sobre 10. Valoran especialmente la visita a las bodegas, la hospitalidad y la calidad del entorno y el paisaje. Estos datos se traducen también en el nivel de recomendación. Casi el total de los enoturistas (99,70%) recomendaría la Ruta del Vino visitada y un 97,70% repetiría destino.

Sobre la Ruta del Vino Ribera del Duero

El Consorcio Ruta del Vino Ribera del Duero es el organismo de promoción enoturística de la Ribera del Duero. Abarca parte de cuatro provincias: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Engloba a 5 asociaciones, el Consejo Regulador y 54 municipios que albergan 53 bodegas, 19 restaurantes, 25 alojamientos, 9 enotecas y comercios especializados, 3 agencias de viajes, 2 spas, bares de vinos, además de 20 museos y centros de interpretación.

La Ribera del Duero se extiende por una franja de 115 kilómetros de este a oeste y cuenta con 21.000 hectáreas de viñedo plantado, con las que se embotellan cada año casi 50 millones de litros de vino. Tiene su sede en Aranda de Duero y está presidida por Miguel Ángel Gayubo.