El delegado territorial de la Junta territorial de la Junta, acompañado del jefe del servicio y técnicos de Cultura se han desplazado este miércoles a la Catedral de León para conocer de cerca los daños producidos en la torre sur como consecuencia de la caída de un fragmento de una cornisa situada en la parte superior de dicha torre

León – 16 ENE 2015 – Redacción

El delegado territorial mantuvo un encuentro con responsables del Cabildo y, como medida de emergencia, se ha considerado oportuno la realización de un ‘barrido’ fotográfico de todos los elementos ornamentales de la torre, contando con la participación de dos especialistas en trabajos verticales, teniendo en cuenta la difícil accesibilidad de la zona afectada.

A partir de ese material fotográfico se realizará un informe del estado en que se encuentran todos esos elementos para llevar a cabo, a continuación, las actuaciones que se precisen con el fin de determinar posibles patologías que pudieran ocasionar nuevos desprendimientos.

Vista de la fachada sur de la Catedral de León / Foto de Jesús González

Vista de la fachada sur de la Catedral de León / Foto de Jesús González

“Tramo por tramo”

El administrador del Cabildo de la catedral, Mario González, explicó que las fotografías se están realizando “tramo por tramo” para examinar posibles desperfectos que puedan hacer peligrar la estabilidad del elemento. La cornisa que se desprendió ayer, todo apunta a que como consecuencia del efecto provocado en la piedra por las condiciones climatológicas, especialmente adversas en los últimos días, será reparada “inmediatamente” porque el daño es “tremendo”, aunque la principal preocupación es actualmente examinar todas las piezas.

Aunque González reconoció que no se baraja la posibilidad de que pueda haber nuevos desprendimientos, recordó que el estado exterior de la piedra no es síntoma de que también el interior se encuentre en condiciones óptimas, por lo que resulta complicado afirmar con rotundidad este hecho. Es la porosidad de la piedra de Boñar lo que facilita la absorción de humedad y, por lo tanto, el deterioro del interior del material, en ocasiones convertido en arena.

Aunque será a más largo plazo cuando puedan determinarse las actuaciones que se acometen en la catedral de León, responsables del templo tienen previsto reunirse mañana con técnicos de la Junta de Castilla y León para hacer un análisis de las fotografías que se han obtenido hoy y “hacer un programa de restauración”, incidió González.

Fue el pasado martes cuando, alrededor del mediodía, se desprendió de la torre sur de la catedral de León una cornisa de casi medio metro de longitud que, tras impactar con un elemento saliente de esa misma torre, cayó al exterior del recinto del primer templo de la ciudad, que hoy volvió a ser acordonado para evitar la proximidad de los curiosos que se dieron cita un día más en la plaza de Regla de la ciudad de León ante los trabajos que se han estado desarrollando.