Álex Rodríguez, director del festival, valora positivamente los resultados de la residencia artística de la compañía valenciana Visitants y hace un llamamiento a la institución regional para que se implique más económicamente de cara al año que viene

Urones de Castroponce (Valladolid) – 25 AGO 2016 – Redacción

La vigésima edición de FETAL, el Festival de Teatro Alternativo de Urones de Castroponce, que se ha celebrado del 6 al 21 de agosto, bajó el telón el pasado domingo con una valoración positiva por parte de la dirección del festival en cuanto a la confianza del público de Tierra de Campos, que un año más ha respaldado una cita ya ineludible en la comarca. Este 2016 han pasado por FETAL 2.400 espectadores, lo que supone un 7% más que en 2015. “Estamos afianzando una dinámica de ligero crecimiento que me hace estar muy satisfecho del trabajo realizado”, ha declarado Álex Rodríguez, director de un certamen singular que ha registrado a lo largo de sus dos décadas de existencia 35.000 espectadores, con el impacto que esta cifra supone para un municipio de poco más de cien habitantes censados.

La programación ha incluido quince espectáculos (provenientes de siete comunidades autónomas diferentes), un encuentro con el público y tres exposiciones. Se han contabilizado cinco aforos completos. La actuación de Fetén Fetén a cargo de Jorge Arribas y Diego Galaz, en Valdunquillo, fue una de las más aclamadas, así como la de la compañía vasca Marie de Jongh (‘Amour’) en el Teatro Corral de Anuncia, el espectáculo ‘Hilos’, de La Rous, y el montaje de circo contemporáneo de Manolo Alcántara, que puso anoche el broche final al certamen y despertó gran interés entre niños y mayores.

El montaje de circo contemporáneo de Manolo Alcántara

El montaje de circo contemporáneo de Manolo Alcántara

Pese a que los números arrojan un balance positivo, el equipo de FETAL concede más importancia a las dimensiones cualitativas que dan sentido a este festival. Álex Rodríguez se muestra orgulloso de la interacción que se ha generado entre creadores y espectadores. Además del encuentro con el público programado que tuvo lugar en las escuelas del pueblo con Ana Gallego y Ángel Sánchez, de Teloncillo, se han originado coloquios espontáneos a la finalización de los espectáculos. Especialmente enriquecedores fueron los que surgieron tras las actuaciones de Átikus, Pez Luna Teatro y el montaje de danza de Nuria Sotelo. “El 75% del público se queda a debatir con los artistas, quiere saber más sobre los espectáculos. Esto demuestra que hemos avanzado en la formación de públicos. El espectador de FETAL es sabio y ya tiene criterio, valora por sí mismo las propuestas que traemos”, analiza Rodríguez. Esta constatación resulta significativa porque responde a uno de retos que persigue FETAL desde su nacimiento: que los ciudadanos de áreas rurales tengan las mismas oportunidades culturales que los habitantes de núcleos urbanos y que la ventana que abre el teatro comprometido a otros mundos sea un acicate para la formación de espíritus críticos.

A ese objetivo contribuyen también las acciones que hacen que el hecho teatral quede vinculado a la comunidad y a la tierra, como ha sucedido este año con Visitants, compañía residente en esta edición. Tomás Ibáñez, Sonia Alejo y Paula Romero han convivido con los uronenses durante unos días en los que han completado el proceso artístico de ‘Olea’, la obra que preestrenaron con éxito en la era del pueblo la noche del 11 de agosto.

Hacia Zamora y Palencia

A las extensiones habituales (Medina de Rioseco, Mayorga, Valdunquillo y Villalón de Campos), la vigésima edición de FETAL ha sumado la de Valderas, en León, uno de los objetivos planteado al término de la pasada edición que se ha cumplido. En este sentido, como desafío para el año que viene, Álex Rodríguez se propone seguir trabajando por extender el festival a Palencia y Zamora.

Para crecer será necesario mantener el compromiso institucional en lo económico. Se ha conseguido en 2016 una mayor implicación institucional y privada. El incremento de presupuesto (de 30.000 euros en 2015 a 45.000 en 2016) se ha invertido en la ampliación del equipo del festival y en el pago de cachés superiores, lo que ha permitido que el público terracampino disfrute de propuestas de gran formato como la de Marie de Jongh o el concierto de la artista internacional Marta Gómez. FETAL forma parte del circuito nacional de festivales de primera línea y ello supone tener que dar respuesta a necesidades de producción muy notables por parte de ciertas compañías. No obstante, hay asignaturas pendientes: “Necesitamos que la Junta de Castilla y León, que no ha variado su aportación a FETAL desde 2006, valore más las iniciativas que trabajan por el medio rural”, reclama Álex Rodríguez.