Ha sido conocida como Mar de Campos y tras varios intentos se desecó totalmente en 1968 para dedicar sus terrenos a la agricultura.

La Laguna de la Nava, en Palencia, el segundo gran humedal de la estepa cerealista, se localiza en plena Tierra de Campos, ahora en una superficie de 440 hectáreas, en los términos municipales de Fuentes de Nava y Mazariegos, pero llegó a alcanzar una extensión próxima a las 4.000 hectáreas en años lluviosos.

La Junta de Castilla y León participa desde los años 90 en los trabajos de recuperación, a instancias de ganaderos y asociaciones conservacionistas, realizando las obras y trabajos para recuperar el humedal y responsabilizándose de su gestión posterior. Su régimen hidrológico está controlado de manera artificial con aportaciones del Canal de Castilla imitando los ciclos naturales.

Espacio Natural de la Laguna de la Nava en Fuentes de Nava (Palencia)

Espacio Natural de la Laguna de la Nava en Fuentes de Nava (Palencia)

La Nava posee importancia por la diversidad de la flora acuática y por la presencia de especies raras o amenazadas de algas y musgos acuáticos. Pero, al igual que en las Lagunas de Villafáfila, lo que le confiere mayor vistosidad es la variedad también de aves acuáticas, dado que se han podido localizar hasta 256 distintas, lo que supone la mitad de todas las especies presentes en territorio nacional. Garza real, garza imperial, cigüeña común, espátula común, ánade azulón y carricerín cejudo son algunas de las especies que invernan aquí.

Por todo ello, está declarada como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y ZEC (Zona de Especial Conservación), Zona Húmeda Catalogada y, desde 2002, está incluida en la Lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio de Ramsar. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en 2002, abrió al público la Casa del Parque Fuentes de Nava para dar a conocer sus valores naturales.

Laguna de la Nava (Palencia)

Laguna de la Nava (Palencia)