¿Cómo se cruzaban los ríos antes de que se construyeran los puentes? ¿Cómo se comunicaban y comerciaban los habitantes de las diferentes riberas? ¿Quién gestionaba los pasos, cuál era su precio y qué problemas surgían?

Cerezales del Condado – 29 DIC 2015 – Redacción

De todo esto y más se habló el pasado sábado, 26 de diciembre, en la sede de la Fundación Cerezales Antonino y Cinia, con el catedrático de Historia, José Ignacio Martín Benito, quien recientemente ha publicado un estudio titulado: Barcas de paso en el Reino de León (De la Edad Media al siglo XX).

Según su investigación, el establecimiento de barcas como recurso para pasar los ríos, ha sido una constante en el interior peninsular a lo largo del tiempo, como modo de salvar los cauces ante la ausencia de puentes.

Barcas en el río Porma a su paso por Vegas del Condado

Barcas en el río Porma a su paso por Vegas del Condado

El estudio incluye un catálogo con aquellas que estaban en uso en las que actualmente son las provincias de León, Zamora y Salamanca. Desde una perspectiva etnográfica ha documentado las funciones de estas barcas, los puertos, los tipos de propietarios y barqueros, los servicios de paso que se ofrecían y aquellos conflictos a su alrededor. Todo
un mundo que comenzó a declinar a finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX, cuando se impulsó la construcción de puentes.

La conferencia de José Ignacio Martín Benito, titulada Barcas de paso en los ríos del Reino de León: Las barcas del Porma, hizo especial mención a las que se han documentado en el río Porma, el que baña Cerezales del Condado, donde tiene sede FCAYC. Seis pasos, de los 58 que se han registrado, corresponden a esta ribera: realidad que también reflejó alguna de las imágenes y testimonios recogidos en el proyecto Territorio Archivo, implementado por el realizador Chus Domínguez en la Fundación.

La programación cultural de la Fundación para el periodo invernal, convive en los próximos meses con las obras de construcción de su nuevo equipamiento, un edificio que cuenta con los más altos avances en arquitectura sostenible. Durante los próximos meses y hasta que finalice la obra, la actividad de la Fundación se seguirá desarrollando de modo intenso en sus formas habituales: programas educativos, sonido, música, investigación, apoyo a la generación y producción de trabajos en el marco de la cultura y el arte contemporáneo, tendrán el máximo protagonismo. En cuanto al programa expositivo, será accesible al público de nuevo cuando todos los espacios estén correctamente equipados.

Esta Navidad, esa actividad se traduce en la conferencia de José Ignacio Martín Benito, 3 conciertos del ciclo Sonidos de Invierno, una nueva jornada sobre astronomía y observación del cielo y varios talleres para niños y jóvenes.

Barcas en el río Porma a su paso por Vegas del Condado

Barcas en el río Porma a su paso por Vegas del Condado

Sobre el autor

José Ignacio Martín Benito [La Encina (Salamanca), 1960] es licenciado en Geografía e Historia y Doctor en Historia por la Universidad de Salamanca. Ejerce su profesión como Catedrático de Geografía e Historia en el I.E.S. León Felipe de Benavente (Zamora).

Su línea de investigación ha abarcado diversos campos de la historia. Autor de varios libros: Guía ilustrada de los principales útiles prehistóricos (1992); Prehistoria y Romanización de la Tierra de Ciudad Rodrigo (1994); El alcázar de Ciudad Rodrigo. Poder y control militar en la frontera de Portugal (siglos XII-XVI) (1999); El Achelense en la cuenca media occidental del Duero (2000),Los moriscos en el obispado de Zamora (2003), Cronistas y viajeros por el norte de Zamora (2004) y Barcas de paso en el Reino de León: de la Edad Medial al siglo XX (2015). Ha participado también en Los caminos de Santiago y la Iconografía Jacobea en el norte de la provincia de Zamora (1994), El Castillo de Benavente (1998) y Santiago en los valles de Benavente (2004). Es coautor del volumen 18 de la Historia de las Diócesis Españolas. Ávila, Salamanca y Ciudad Rodrigo de la BAC (2005), de Pablo Iglesias en la Tierra de Campos y en Los Valles de Benavente(Benavente, 2006), de la obra Episcopologio civitatense. Historia de los obispos de Ciudad Rodrigo (1168-2009) (Salamanca, 2010) y del libro Ordenanzas de la villa de Benavente (siglo XVII) (Benavente,
2012).

Colaborador de artículos en diversas revistas especializadas de España y Portugal, ha participado en distintos congresos y jornadas, así como en la elaboración de fichas para los catálogos de varias exposiciones, entre ellas El apóstol Santiago en el arte zamorano (Zamora, 1999), Más vale volando. Por el condado de Benavente (Benavente, 1998); Jesucristo: imágenes del Misterio(Ciudad Rodrigo, 2000); Remembranza, Las Edades del Hombre (Zamora, 2001); Los Arapiles. La batalla y su entorno(Salamanca, 2002). Es el autor del estudio introductorio del catálogo de la exposición Kyrios. Las Edades del Hombre (Ciudad Rodrigo, 2007).

Ha dirigido también varios proyectos de investigación arqueológica y formado parte de diversos comités científicos, tanto de Congresos como de Exposiciones. También ha sido galardonado con el premio de Investigación Histórica del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo en las ediciones VI (1991) y XIII (1997).

En su labor docente, ha participado como ponente en varios cursos y jornadas de Formación del Profesorado y colaborado en varios libros sobre la didáctica del entorno. También se halla en posesión del Premio Nacional a la Innovación Educativa “Francisco Giner de los Ríos”, en las ediciones de 1995 y 1996.

Miembro de varias instituciones científicas, ha sido Patrono de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León y lo es de la Fundación “Ciudad Rodrigo 2006”. Ha sido también Presidente del Centro de Estudios Benaventanos “Ledo del Pozo” (1990-2005) y lo es del Centro de Estudios Mirobrigenses de Ciudad Rodrigo.

En el campo literario ha publicado tres libros: La ínsula Barataria (2002), La Torre de Babel (2003) y El Memorial de Salazar. El carnaval del peregrino (2006), dos relatos ambientados en los siglos XVI y XVII.

En la actualidad es procurador de las Cortes de Castilla y León.