Las estafas y los timos continúan siendo uno de los principales problemas para los propietarios de casas rurales. Las malas opiniones o comentarios negativos siguen preocupando a los empresarios del turismo rural: creen que su reputación online está en juego.

El foro de propietarios de Clubrural, además de ser el más activo de España, es una herramienta muy útil en la que los propietarios manifiestan sus preocupaciones. Además a través de ella se pueden hacer estudios sobre precisamente qué es lo que más problemas e inquietudes despierta entre ellos. No ha habido excesivos cambios entre otros años. En 2016 hay unas inquietudes clave: estafas, malas opiniones  y gastos específicos.

Este es el resumen del año:

– Malas opiniones. La reputación online de los alojamientos se ha convertido en un quebradero de cabeza para los propietarios. En 2016 les preocupa tener comentarios negativos que puedan impedir futuras reservas. Además muchos de ellos hablan de coacciones por parte de los viajeros a cambio de no poner una mala referencia sobre su estancia en portales como Clubrural. Los propietarios denuncian chantajes con fines de semana gratis o reducción del coste a cambio de evitar una opinión negativa.

Gastos por electricidad y calefacción. El incremento de la factura de la luz también afecta a los propietarios que se ven en la obligación de subir sus tarifas para sufragar los costes de los inquilinos. El debate se produce cuando hablan de la posibilidad de implementar sistemas de control que regulen el gasto sobre todo de la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano.

– Estafas y timos. Es un tema bastante frecuente entre los propietarios. Estafas internacionales de supuestos clientes que reservan la casa durante un mes pagando mediante tarjetas de crédito o cheques sin fondo son una cuestión de  constante preocupación. También están atentos al notable crecimiento de portales ficticios que prometen viajeros al 100% si el dueño hace un ingreso de mínimo 100 euros (una cifra a veces superior).

– Días mínimos de estancia. Desde hace algunos años, los propietarios han observado que el viajero reserva para una única noche, llegando el sábado por la mañana y marchándose el domingo por la tarde. Esto les supone tener en funcionamiento la casa dos días, pero cobrar solo por una única noche. Algunos propietarios debaten sobre si sería necesario establecer un número de noche mínimo para evitar estas situaciones.

– Políticas de cancelación. Una de las preocupaciones más importantes para los propietarios son las políticas de cancelación de otras webs como Booking. Las facilidades que ponen, con cancelaciones de hasta 24 horas antes de la llegada suponen un problema para ellos. A un establecimiento de turismo rural le genera un serio problema una cancelación días antes de la llegada, no es tan fácil encontrar viajeros rurales que reserven con tan poca antelación.