Las Denominaciones de Origen de Castilla y León entregaron alrededor de 222 millones de contraetiquetas en el año 2017, una cifra que supone tocar techo, una vez más, en el número de botellas calificadas. Una noticia positiva para los productores de vino de calidad de la Comunidad, después de un año marcado por la sequía y granizadas puntuales que redujeron la producción de forma generalizada y que alcanzó hasta un 50% menos en zonas de León, y cuya evolución en forma de botellas se observará en próximos meses y años. Así, la mayoría de los consejos reguladores presentan incrementos en el número vitolas, lo que avala la trayectoria creciente de los vinos de calidad regionales en los últimos años.

La Ribera del Duero lidera un año más el número de tirillas en sus vidrios, con 97,8 millones, nueva cifra récord en el Consejo Regulador, con un 6,3% más que un año antes (91,9 millones). Fuentes del organismo explicaron a Ical que el número de contraetiquetas entregadas solo en diciembre alcanzó las 7,8 millones de unidades, cifra nada desdeñable. A lo largo del año lideró esta clasificación el vino joven (69,2 millones), seguido de crianza (21,9), reserva (4,1 millones) y gran reserva (440.108). Por su parte, el rosado alcanzó los dos millones de contraetiquetas.

Sede del Consejo Regulador D.O. Ribera del Duero en Roa de Duero, Burgos

Sede del Consejo Regulador D.O. Ribera del Duero en Roa de Duero, Burgos

Igualmente, la DO Rueda cerró el último ejercicio con 91,7 millones de enseñas entregadas a las bodegas, un 7,31 de crecimiento en las ventas respecto a 2016 (85,4 millones), que permite también tocar techo en el Consejo Regulador. El vino blanco aglutina, como es habitual, el 99,48% de las contraetiquetas entregadas, con 91,25 millones de unidades, de las que 66 millones corresponden a la variedad verdejo, buque insignia de Rueda.

Las cifras avalan la trayectoria creciente que desde hace años sigue la DO. En 2010 se superaron por primera vez los 50 millones y, desde entonces, el incremento en ventas ha sido del 82,79%, lo que demuestra que el consumidor «confía en la amplia gama de vinos de calidad que ofrece la denominación de origen», tal y como remarca la presidenta del Consejo, Carmen San Martín.

Ruta del Vino de Rueda

Ruta del Vino de Rueda

No se queda atrás Toro, cuya DO bajó la persiana de 2017 con cerca de 13,3 millones de botellas vendidas, un 15,4% más. El mayor volumen corresponde a tinto joven y joven roble, que han acreditado más de 10,9 millones de contraetiquetas, con un aumento del 15,2% respecto al año pasado.

Entretanto, los vinos jóvenes aportaron 515.000 botellas de blanco y más de 330.000 de rosado. Por lo que se refiere a los reservas, experimentaron un crecimiento superior al 39%, hasta las 292.500, mientras que los crianza aumentaron un 8,5%, con algo más de 1,2 millones de botellas.

Un año más, las ventas de la DO Bierzo superarán a las del último año, que alcanzaron las 9,2 millones de contraetiquetas. Fuentes del Consejo Regulador aseguraron a Ical que gracias a la «intensa promoción» del órgano y de las bodegas se alcanzarán cifras nunca conocidas. De hecho, 2017 supondrá el sexto años consecutivo en que la entrega de vitolas en el territorio leonés crezca de forma sostenida.

Vinos de El Bierzo

Vinos de El Bierzo

Si el rosado se asocia a algún punto de Castilla y León ese es Cigales, el pequeño territorio que engloba municipios de Valladolid y Palencia y que continúa con su recorrido de calidad. El año pasado el Consejo incrementó el número de tirillas un 9,78%, hasta a 4,19 millones. Fuentes del órgano regulador explicaron que las botellas de tinto se mantienen constantes, con cerca de 1,5 millones de contraetiquetas, por lo que todo el aumento se produce en el consumo de rosado, con 2,6 millones, «lo que consolida la tendencia de que se está poniendo de moda». A ellos se suman, además, 27.154 botellas de blanco y unas 2.000 de vino dulce.

La sexta DO de la Comunidad en número de botellas es Tierra de León, que cerró el año con la certificación de 2,46 millones de botellas, 14,9% más. El Consejo Regulador de los vinos de las riberas del Esla y el Cea, en las provincias de León y Valladolid, tiene sus referencias enológicas en las variedades Albarín y Prieto Picudo, singulares y exclusivas. Alcanza además el récord histórico de calificación coincidiendo precisamente con la celebración del décimo aniversario desde la consecución, en 2007, del sello que acredita la más alta calidad de sus vinos.

Del resto de denominaciones de origen destaca la entrega de 518.000 contraetiquetas en Arribes del Duero, unas 100.000 más que en 2017. También Arlanza puede presumir de datos positivos, con más de 430.000 vitolas entregadas, cerca de un 5% más que un ejercicio antes, o lo que es lo mismo, unas 20.000 botellas. En la DO Tierra del Vino de Zamora, con 185.000 contras entregadas, han registrado un leve descenso en relación a 2016, pero que no ha afectado a la calidad; mientras que en Cebreros, la última marca de calidad calificada de Castilla y León, la previsión es alcanzar las 200.000 botellas en 2017, el primer año como DO que salen al mercado.

Por último, Valles de Benavente, Valtiendas y Sierra de Salamanca, denominaciones de origen protegida desde 2012, se podrían situar en términos similares a los de 2016, con algo más de medio millón de botellas entre las tres, aunque con vinos muy diferenciados.

Viñedo en la D.O.P. Sierra de Salamanca

Viñedo en la DOP SIerra de Salamanca / D.O.P. Sierra de Salamanca