Las cinco estaciones de esquí gerundenses califican de histórica y de récord la temporada 2017-2018, que se cerró con un total de 972 071 esquiadores. Concretamente, y en relación con la temporada anterior, las estaciones de Masella y La Molina incrementaron el número de esquiadores en un 18 % y un 14 %, respectivamente.

Las abundantes nevadas del invierno, que permitieron alargar la temporada a cerca de seis meses, la diversificación de los servicios, la adaptación de los precios a la demanda social y las constantes inversiones en las instalaciones influyeron en el excepcional balance final.

Este año, además, las estaciones de La Molina, Masella y Guils Fontanera conmemoraban su 75.º, 50.º y 25.º aniversario, respectivamente, ofreciendo a los usuarios amplios programas de actividades y eventos lúdicos y deportivos que contribuyeron a aumentar la afluencia de visitantes.

En lo que se refiere a la cifra final de visitantes de la temporada 2017-2018, se distribuyó de la siguiente forma según las estaciones: Masella, 500 000 esquiadores (28 000 de los cuales practicaron esquí nocturno); La Molina, 376 139; Vall de Núria, 28 389; Vallter 2000, 42 161; y Guils Fontanera, 15 382.

Cuando se acaba la temporada de esquí, las estaciones de La Molina, Vall de Núria y Vallter 2000 se transforman en estaciones de montaña y adaptan sus instalaciones y servicios para la temporada de primavera y verano.

Foto de portada: Estación de esquí Guils Fontanera en el Pirineo gerundense