El índice de selectividad definido por la International Organization for Standardization (entidad que redacta las normas ISO, de referencia mundial), para comprobar si las trampas que se usan en nuestros campos para capturar carnívoros son selectivas (requisito legal para poder utilizarlas en los cotos de caza), es erróneo

Madrid – 16 MAY 2016 – agenciasinc.es

Según un equipo de investigadores, se trata de una simple tasa de captura, que no sirve para saber si una trampa es realmente selectiva y, por tanto, inocua para las especies protegidas y amenazadas de extinción.

El estudio, publicado en Biodiversity and Conservation,compara los valores del índice ISO con los de un verdadero índice de selectividad, el índice W de Savage, reconocido por la comunidad científica y cuyos los resultados son muy distintos.

Trampa selectiva para carnívoros

Trampa selectiva para carnívoros / Cortesía de ucracontroldefauna.com

Trampas que parecen selectivas en realidad no lo son e incluso pueden llegar a capturar más individuos de especies protegidas, como el gato montés.

Según las normas ISO, trampas que parecen selectivas en realidad no lo son e incluso pueden llegar a capturar más individuos de especies protegidas, como el gato montés, que de la especie objetivo que se quiere capturar (que suele ser el zorro en los cotos de caza). La razón es que el índice ISO no tiene en cuenta la abundancia relativa de las especies, que es un requisito imprescindible para calcular la selectividad.

Además, las normas ISO fallan también en otros aspectos, como confundir la selectividad relativa de una trampa con la absoluta y en no aportar valores de referencia sobre selectividad con los que poder comparar.

El estudio también señala que en España el Ministerio de Medio Ambiente (MAGRAMA) y algunas comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, usan las normas ISO para homologar y justificar el uso de varios tipos de trampas como si fueran selectivas, entre ellos los lazos tradicionales, cuando en realidad no lo son, poniendo así en peligro a muchas especies protegidas y amenazadas de nuestra fauna que pueden ser capturadas y muertas en dichas trampas.

El trabajo indica así, por ejemplo, que en mayo del año pasado un lince ibérico fue capturado en Albacete por un lazo que había sido homologado y permitido por la comunidad autónoma al considerar que era selectivo. Dado que las trampas están mal evaluadas, por usar unas normas ISO defectuosas, se está permitiendo el uso en los montes españoles de trampas no selectivas que amenazan de nuevo gravemente a las especies amenazadas.

Referencia bibliográfica: Virgós, E., Lozano, J., Cabezas-Díaz, S., Macdonald, D.W., Zalewski, A., Atienza, J.C., Proulx, G., Ripple, W.J., Rosalino, L.M., Santos-Reis, M., Johnson, P.J., Malo, A.F., Baker, S.E. (2016). “A poor international standard for trap selectivity threatens carnivore conservation”Biodiversity and ConservationDOI 10.1007/s10531-016-1117-7.