León ha sido elegida ayer martes Capital Española de la Gastronomía en 2018. El objetivo de esta distinción es reconocer a aquel destino turístico más comprometido con la promoción del turismo gastronómico, la cocina tradicional y el producto alimentario autóctono. Ya ha recaído en Logroño (2012), Burgos (2013), Vitoria (2014), Cáceres (2015), Toledo (2016) y Huelva (2017).

León se ha impuesto a Cuenca en la votación definitiva por el título, por lo que el 1 de enero de 2018 tomará el relevo a Huelva con múltiples actividades para promover su despensa y restauración.

El jurado, integrado por profesionales de turismo, hostelería y comunicación y representantes del Ministerio de Agricultura y de Turespaña, se ha decantado por la ciudad castellano-leonesa, cuya candidatura se respalda en el lema Manjar de Reyes.

No en vano cuenta en su despensa con vinos, cecina, botillo, carnes, frutas, verduras, quesos y legumbres, amparadas por tres Denominaciones de Origen, nueve Indicaciones Geográficas Protegidas, seis marcas de garantía y una marca colectiva.

La propuesta de León presenta un programa de 155 actividades distribuidas a lo largo de 2018 que tendrán en el tapeo uno de sus focos de atención, ya que la ciudad de León encabeza el ranking nacional de número de bares, con 5,03 por cada mil habitantes, además de 1.198 restaurantes, uno de ellos, Cocinandos, con una estrella Michelin.

Foto de portada: Botillo del Bierzo

Imperiales de La Bañeza

Imperiales de La Bañeza