2018 es el año de la gastronomía en Palma. La capital balear se ha presentado en Madrid como un destino cosmopolita y gastronómico en un acto protagonizado por los cocineros con estrella Michelin Adrián Quetglas y Andreu Genestra y celebrado en el restaurante Arado del Meliá Madrid Serrano.

El evento ha sido una invitación a descubrir el sabor de la gastronomía palmesana, una cocina basada en ingredientes locales de calidad y recetas de gran riqueza y acerbo cultural, evolucionadas en los últimos tiempos por chefs de reconocido prestigio internacional que han sabido adaptarlas para realzar su sabor.

Así, para la ocasión, Quetglas y Genestra han elaborado un menú que ha permitido a los asistentes degustar el sabor de Palma con ingredientes de mar, montaña y huerta y recetas como cangrejo con gamba roja mallorquina (Quetglas), arroz de caracoles y cordero con su buñuelo (Genestra), salmonete con crema de almendras mallorquinas tiernas e hinojo marino (Quetglas), pichón con royal de albaricoque (Genestra) y huevo de oro con sorbete de naranja amarga (Quetglas); platos maridados con vinos de la tierra Mallorca y las Denominaciones de Origen Pla i Llevant y Binissalem. Para el postre, la propuesta ha contado con una presentación conjunta “fita del ram blanc dolç” y los Petit Fours de Genestra: turrón de avellana, bombón de ron Amazona, canelée de algarroba.

Para el chef mallorquín Genestra, es importante destacar la esencia mediterránea de la gastronomía de Palma. “Dentro de cada una de las cuatro estaciones, ofrecemos algún producto extraordinario, algo que hace que este destino sea gastronómicamente diferente”; además, la cocina tradicional está presente en sus platos “poniendo de moda de nuevo el uso de productos que antaño se despreciaron y estaban ya en desuso (algunos vegetales, el despiece del cordero, los nísperos…), recuperando los recetarios tradicionales, la cocina monacal y toda la tradición árabe y judía, tan presente como la cristiana, en la ciudad de Palma y en toda Mallorca en general”.

Adrián Quetglas, cocinero cocinero-Andreu Genestra, cocinero palma baleares

Adrián Quetglas, cocinero

Por su parte, Adrián Quetglás considera que Palma, gastronómicamente hablando, ha crecido muchísimo en los últimos años. “Muchos grandes chefs han abierto en Palma o están desarrollando proyectos en la ciudad, y también la oferta de hoteles boutique está despuntando. Por otra parte, una de las cosas que más me gusta de Palma es que sigue manteniendo ese carácter de pueblo, pero con una oferta gastronómica brutal”. Un carácter que ha querido reflejar en sus elaboraciones. “Palma es una ciudad muy creativa, muy tranquila, muy mediterránea y con mucho producto. En este menú he utilizado mucho producto de temporada como las almendras tiernas, los espárragos trigueros y la gamba roja, que no podía faltar”.

El acto ha tenido lugar en el restaurante Arado, el nuevo espacio gastronómico del recientemente renovado hotel Meliá Madrid Serrano, un lugar con una cocina tradicionalmente innovadora en pleno barrio de Salamanca, con un concepto “All Day Dining” y una oferta gastronómica influenciada por los sabores de antaño, combinados con las propuestas de la alta cocina y con el servicio más exclusivo.

Andreu Genestra, cocinero palma baleares

Andreu Genestra, cocinero

Palma, destino gastronómico y cosmopolita

Palma es un destino gastronómico de primer orden que goza de un gran reconocimiento nacional e internacional. Su carta de presentación incluye productos locales de mar y montaña de calidad, recetas con siglos de historia y el trabajo de grandes cocineros que han sabido adaptar el saber culinario de siempre a los nuevos tiempos. Su saber hacer se refleja en sus mercados populares, en los tradicionales forns, en las animadas vermuterías y en restaurantes de prestigio.

En los últimos tiempos, la calidad de la oferta gastronómica de Palma se ha incrementado con la apertura de nuevos establecimientos que han situado a la capital balear en el mapa de las últimas tendencias gastronómicas como Cuit o Quadrat. A la cabeza, restaurantes con nombre propio como los de los cocineros con estrella Michelin Adrián Quetglas, Marc Fosh y Andreu Genestra.

Estos restaurantes comparten protagonismo con otros establecimientos tradicionales que ofrecen entre sus elaboraciones las recetas de siempre como el tumbet, el frit mallorquín o el llonguet, el popular panecillo de Palma. Además, los mercados populares como el de Santa Catalina o L’Olivar combinan los puestos de siempre con lugares donde degustar los productos ya elaborados.

Un repaso a la gastronomía de Palma no puede eludir las pasteleríasforns, algunos con décadas de historia, y que elaboran de manera tradicional ensaimadas, cocas y otras delicias a partir de recetas con siglos de antigüedad.

La gastronomía de Palma mira al futuro sin olvidar su esencia y el sabor de sus recetas de siempre.  De esta manera, Palma se ha convertido en un destino gastronómico de primer orden, ideal para saborear en cualquier momento del año.