Inundaciones, sequías, olas de calor y condiciones meteorológicas extremas son sólo algunos de los efectos previstos del cambio climático sobre el medio ambiente

Madrid – 11 FEB 2015 – INT

Y todos pueden afectar de forma severa la vida de quienes habitamos en cualquier parte del planeta, aunque algunos países parecen estar más preparados que otros para hacer frente a estas afectaciones.

En el Índice de Adaptación Global (Global Adaptation Index), investigadores de la Universidad de Notre Dame, clasificaron la vulnerabilidad de 178 países del mundo para determinar cuáles de ellos estaban más y menos preparados para enfrentar el cambio climático. Para lograrlo se basaron en factores como la infraestructura, preparación económica y estabilidad social; posteriormente asignaron una evaluación que corresponde a su capacidad de recuperarse rápidamente después de uno de los desastres naturales que se producen con mayor frecuencia a consecuencia de este fenómeno.

sequia

La evaluación más alta de este Índice fue asignada a Noruega con 82.7 puntos que la dejan aún muy lejos de la calificación ideal de 100. “Hasta ahora nadie parece estar realmente listo (…) lo que nuestros datos verdaderamente pretenden demostrar es que tardaríamos mas de 100 años para que los países de bajos ingresos puedan alcanzar el nivel de flexibilidad que los paises de la OCDE o los EE.UU. tienen en este momento. Eso es un periodo increíblemente largo.”, asegura Joyce Coffee, director general del Global Adaptation Index de Notre Dame en declaraciones publicadas por Fast Company.

El Global Adaptation Index fue creado para mostrar en qué lugares se necesita una mayor adaptabilidad al clima, por lo que Coffee también señaló que lo más importante es identificar las áreas de oportunidad y no decir “¡Dios mío, el mundo se acaba!”, sino tomar acción haciendo algo al respecto.

La organización espera que las compañías de todo el mundo utilicen el Índice para comprender mejor la forma en la que el cambio climático impactará en su cadena de suministro y de qué forma pueden contribuir a empoderar a otros para hacer frente a los problemas ambientales.

Algunos países ya han comenzado a moverse rápidamente para estar mejor preparados. Ruanda ha mejorado más que ningún otro lugar del mundo en los últimos cinco años fortaleciendo sus sistemas de atención de salud. “Mucho de lo que el mundo hace para reducir la pobreza puede considerarse también un esfuerzo por aumentar su capacidad de recuperación”, asegura Coffee.